Iago Aspas evoluciona bien y podría reaparecer contra el Eibar

Pablo Carballo
pablo carballo REDACCIÓN / LA VOZ

GRADA DE RÍO

RC CELTA

El delantero aún sufre molestias en la zona dañada pero ya se ejercita en solitario

15 ene 2021 . Actualizado a las 10:15 h.

Cada día cuenta. Trece días se cumplen hoy desde el fatídico partido ante el Real Madrid en el que Iago Aspas tuvo que abandonar el césped por lesión. Hasta 48 horas después, en la tarde del lunes 4 de enero, no hubo ecografía con diagnóstico certero: rotura fibrilar en el bíceps femoral derecho. El pronóstico del cuerpo médico del Celta es que el delantero necesitaría entre tres y cuatro semanas para estar de nuevo disponible.

Un precedente para reflexionar

Pero Iago también es consciente del precedente. El 22 de diciembre del 2018, con Cardoso como técnico, se lesionó en el Camp Nou. Se le diagnosticó una rotura fibrilar en el gemelo interno de su pierna derecha. Reapareció el 9 de febrero, en el Coliseum Alfonso Pérez ante el Getafe, tras mes y medio en el dique seco. Una semana después, Iago se lesionó en el calentamiento del partido frente al Levante en Balaídos. No llegó a saltar al césped. La resonancia magnética a la que fue sometido confirmó una re-rotura fibrilar en la misma zona. «Fue una nueva lesión en el mismo músculo, un poco encima de la anterior. Lo consideraría como una recaída de la lesión previa», describió por aquel entonces el jefe de los servicios médicos del club Juan José García Cota. La lesión de diciembre tuvo finalmente al delantero tres meses en precario, hasta su reaparición en el memorable partido ante el Villarreal del último día de marzo, en el que marcó dos goles que sirvieron para la remontada. Ya no estaba Cardoso, Escribá le había sustituido.