Un Celta con varias marchas

Vertiginoso en la primera media hora, supo darle pausa al segundo acto


Vigo

El Celta venció y convenció en el primer partido de Coudet en Balaídos y también primero en que se sentaba en el banquillo celeste. Los vigueses sumaron tres puntos vitales nueve jornadas después -no ganaban desde la segunda, la única vez que habían sumado de tres este curso-, pero además lo hicieron pareciéndose al equipo que quiere Coudet. Con un ritmo altísimo que de nuevo decreció tras el paso por vestuarios, pero que al contrario que frente al Sevilla les bastó para superar al rival y tomar un poco de aire.

Once

Un único cambio, en la pareja de centrales

Eduardo Coudet optó por la continuidad en el once respecto a su debut frente al Sevilla, introduciendo un único cambio. El argentino dio entrada a Néstor Araujo en sustitución de Joseph Aidoo, que se había retirado lesionado en el anterior partido y, aunque había recibido el alta a tiempo, no pudo entrenar con el grupo durante buena parte de la semana. Los otros diez repetían también con respecto al último duelo de Óscar García Junyent.

Inicio

A por el partido desde el primer minuto

A diferencia del estreno de Coudet al frente del equipo, con unos primeros minutos para olvidar frente al Sevilla, ayer el Celta pasó por encima del Granada desde el primer momento. Con un esquema de 4-1-3-2, el equipo carburó desde el primer instante, con presión alta, tratando de robar y jugar al primer toque, logrando combinar, buscando la portería rival y adueñándose del balón desde el principio. Las ocasiones no se hicieron esperar.

Ocasiones

Un Aspas descomunal y asistencias desaprovechadas

En uno de sus mejores inicios de partido, Iago Aspas estaba en todas partes y no se cansó de repartir ocasiones a sus compañeros. Pero primero Santi Mina, desacertado en el mano a mano con el guardameta Rui Silva -que a su vez, coleccionó intervenciones de mérito-, y luego Nolito, que envió alto tras una gran jugada del moañés, desaprovecharon las opciones más claras de poner al equipo local por delante.

Desventaja

Primera ocasión y primer gol para el Granada

Después de que el Celta perdonara una y otra vez, el Granada encontró a las primeras de cambio el gol que le ponía por delante. Un error en la defensa -pérdida de Denis con Murillo descolocado- permitió a los de Diego Martínez lograr el 0-1 después de que Luis Milla hubiera lanzado alta previamente una falta, la única ocasión previa al gol de la que dispusieron. Pero la reacción de los vigueses no se hizo esperar.

Empate

Segundo gol de Nolito en dos jornadas

El gol del Granada en su primera llegada suponía un mazazo para un Celta que había hecho muchos más méritos para ver portería. Sin embargo, la reacción de los de Coudet fue inmediata y Nolito, que había desperdiciando una ocasión previa que Aspas le había dejado en bandeja, no falló para batir a Rui Silva y lograr el empate. Todavía tuvo Jorge Molina una ocasión franca para haber vuelto a meter el miedo en el cuerpo a los célticos.

Segunda mitad

Menos ritmo, pero mismo dominio

Inevitablemente, el Celta no pudo sostener los 90 minutos el ritmo trepidante del inicio del encuentro. Este bajó tras el paso por vestuarios, pero el balón y las ocasiones continuaron siendo celestes. Nolito y Tapia tuvieron las llegadas más claras. Rubén únicamente realizó una parada en todo el partido, por cuatro de Rui Silva.

Goles

Aportación del banquillo

Por primera vez esta temporada, el banquillo aportó goles al Celta. Miguel Baeza, recién salido, y Beltrán, hicieron el 2-1 y el 3-1, con intervención de un Aspas que no marcó, pero que fue el hombre del partido.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Tags
Comentarios

Un Celta con varias marchas