Un vínculo siempre presente

Rafinha, que ha vivido de todo en estos cinco años, siempre se ha sentido cercano a Vigo y al Celta


VIGO

Una vez más, Rafinha vuelve a Vigo, la ciudad que pisó por primera vez a los tres años y de la que nunca se ha desvinculado con independencia del momento que viviera en su carrera deportiva y del club en el que militara. Porque el hispano-brasileño aterrizó en Vigo en el verano 1996 cuando su padre, Mazinho, fichó por el Celta, equipo del que se empezó a hacer aficionado entonces y del que ahora se dispone a vestir su camiseta en una segunda etapa.

«Nai e celtistas. volvo a casa», escribía Rafinha en su cuenta de Twitter el 11 de julio del 2013 en un mensaje muy recordado por el celtismo y previo a la oficialización de su fichaje en aquel mercado. Aquella frase era la mejor prueba de la cercanía que nunca ha dejado de sentir el futbolista respecto a Galicia, donde ha seguido residiendo su madre, así como el pequeño de sus hermanos, donde organizó su campus de fútbol junto a su hermano Thiago y donde se le ha podido ver en múltiples ocasiones pasando períodos de vacaciones y días libres.

Rafinha solo vistió la camiseta del Celta de niño ocasionalmente en algún torneo -donde coincidió con Denis Suárez y comenzó su amistad-, por eso defenderla en la temporada 2013/2014, también cedido por el Barcelona, fue un sueño para él. El celtismo le recibió con los brazos abiertos en una presentación multitudinaria. Era su debut en Primera división y disputó ese año 32 encuentros de Liga marcando cuatro goles, siendo premiado como el jugador revelación de la máxima categoría. Pero acabada la cesión regresó a Barcelona. «Te quiero, Celta. Hasta pronto», escribía a modo de despedida.

En el lustro transcurrido desde entonces, las cosas no han sido fáciles para Alcántara, que ha pertenecido ininterrumpidamente al Barcelona, aunque con una cesión al Inter en la temporada 2017/2018 y dos lesiones graves de rodilla que le tuvieron parado durante largos períodos de tiempo. Fue en noviembre del año pasado cuando sufrió la última de esas dolencias, recibiendo el alta el pasado 18 de junio.

Sin la continuidad deseada ni con Luis Enrique ni con Ernesto Valverde, el máximo número de partidos en Primera con el Barcelona fue de 24 en la temporada 2014/2015 después de haber sumado 32 con el asturiano en el Celta. Además, tuvo ocasión de debutar en Liga de Campeones, disputando un total de 18 partidos y marcando un gol.

En este inicio de Liga, ya dejados atrás sus problemas físicos, Rafinha ha sido titular en los tres partidos de Liga disputados por el Barcelona, sumando 188 minutos. Antes de eso, la idea que se transmitía desde el club era que no entraba en los plantes de Ernesto Valverde. Y aunque se le vinculó con el Valencia durante todo el verano, Peter Lim descartaron el fichaje.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Un vínculo siempre presente