Otro canterano dispuesto a comerse el mundo

Iker Losada marcó el primer gol de un gallego nacido en el siglo XXI


vigo / la voz

El primer gol de un gallego hijo del siglo XXI en Primera lo marcó frente al Real Madrid el canterano celeste Iker Losada. Cuando parecía que el partido del debut liguero iba a pasar a la historia sin pena ni gloria apareció el joven nacido en Catoira el 1 de agosto del 2001, que aún está en edad juvenil, para lograr un registro que quedará grabado en su trayectoria personal, pero también en la del club.

Losada, con 18 años y 16 días, necesitó poco más de tres minutos para encontrar portería y batir a Courtois en el descuento después de que sus compañeros no lo hubieran logrado en los 90 minutos anteriores. Fran Escribá daba la alternativa «a un chico» -como decía luego él en rueda de prensa comparando con los internacionales que tenía en el banquillo el Real Madrid- y a este no se le podía pedir más en el tiempo del que dispuso. «Contento por lograr mi sueño de debutar en la Liga y conseguir mi primer gol», escribía en Instagram.

Es un paso más en la carrera de un jugador que dio sus primeras patadas al balón en el club de su Catoira natal cuando tenía cuatro años y al que el Celta no tardó demasiado en echarle el ojo. Tenía once cuando empezó a probar entrenando algunos días en A Madroa para luego quedarse de manera definitiva siendo infantil.

Desde entonces, ha ido quemando etapas en el club vigués al tiempo que iba destacando en las categorías inferiores de la selección gallega y luego de la española, con la que acumula varias citaciones con la sub-18, con la que se proclamó campeón de la Copa del Atlántico.

En la temporada pasada, a las órdenes de Jorge Cuesta, Losada fue el futbolista más destacado del Celta Juvenil A que se proclamó campeón de División de Honor y, para muchos, de la categoría. Autor de 13 goles en esa liga, también tuvo la ocasión de debutar en Segunda B con Albés en un duelo frente al Adarve de diciembre del 2018. Después intervendría en otros tres partidos más, el último de ellos como titular, acumulando 80 minutos.

Con todas estas credenciales, su convocatoria para realizar la pretemporada con el primer equipo no fue una sorpresa. Y una vez citado por Escribá en el verano, su rendimiento y las circunstancias le llevaron a su primera lista con el primer equipo y, finalmente, a anotar.

Únicamente Santi Mina marcó con el Celta siendo más joven que el catoirense (lo logró con 17 años), y además nadie lo había hecho en su debut con el equipo desde Maxi Gómez hace dos años, cuando consiguió un doblete ante la Real. Con su entrada y la de Pape, el Celta terminó el partido del sábado con ocho canteranos sobre el terreno de juego.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Otro canterano dispuesto a comerse el mundo