vilagarcía / la voz

El Celta tiene argumentos para ilusionar. Ante el Lille, en Vilagarcía, cuajó un excelente primer tiempo, pleno de fútbol, y remató la faena en el segundo, más alocado, con un gol de Pione Sisto que le permite anotar el segundo triunfo de la pretemporada en otros tantos partidos y seguir con la portería a cero. Y lo más importante, dejando hechuras de equipo sólido en defensa y creativo en ataque. Un bloque construido desde el 4-4-2 por ahora inalterable para Fran Escribá.

Al primer tiempo del Celta en A Lomba ante el subcampeón francés solo le faltó el gol. Sin Santi Mina, que le aporta a este equipo velocidad para atacar los espacios, el grupo de Fran Escribá optó por la posesión y la salida de balón ante un rival que comenzó presionando y dificultando el avance celeste pero que terminó replegado y encomendando a la rapidez de sus jugadores de banda.

Al Celta, con seis canteranos en el once y con Lauti como pareja de baile de Iago ante la falta de Mina y el Toro Fernández (ambos con molestias según el club), fue valiente. Siempre buscó la salida con el balón controlado (con Lobotka y Brais recibiendo entre líneas) y llegó con relativa facilidad al área gala con el mosense y Denis por las bandas, con Jozabed templando en la sala de máquinas y sobre todo, con Aspas multiplicándose como de costumbre. Iago envió el primer aviso, Lauti marcó en posición antirreglamentaria después de una jugada elaborada por Lobotka y el moañés, Denis también estuvo a un palmo del gol y Aspas cerró el catálogo de méritos con una falta ajustada al palo y una doble oportunidad de la que también participó Brais con una espectacular chilena. El segundo de la Ligue 1 por su parte solo adivinó la portería en un disparo muy ajustado de Luiz Araujo.

El segundo tiempo, quizás porque el cansancio comenzó a aparecer, estuvo más abierto y el Celta incluso pudo correr el contragolpe en alguna oportunidad fruto de algún desplazamiento en largo con criterio. La ocasión más clara en una gran salida de Denis que conectó con Aspas y que acabó marcando tras superar la salida del portero, pero el árbitro apreció fuera de juego. El Lille también envió un par de avisos e Iván Villar ganó puntos al imponerse en un mano a mano con el siempre peligroso Remy.

En esa algarabía de partido el Celta consiguió dar tres toques seguidos dentro del área del Lille (Aspas aguanta el balón muy cerca de la línea de fondo y Beltrán ejerció de asistente) y Pione Sisto, recién entrado y en el segundo balón que tocaba, marcó a placer.

Y por momentos, con el marcador a favor, el Celta amplió el rondo casi hasta medio campo y en ese juego al primer toque Iago Aspas estuvo a punto de fabricar el segundo en su conexión con Brais, pero el mosense estaba demasiado controlado por los centrales rivales.

Cerca del minuto 80 Escribá hizo cinco cambios, metió a los jugadores del Celta B en el campo y Araújo avisó con un tiro cruzado que desvió Iván Villar. Sin embargo la más ocasión más clara la tuvo Iker Losada en una pérdida de balón francesa que le permitió un mano a mano con el portero, pero el de Catoira estrelló el balón ante el portero rival.

El colofón a un partido que deja margen para la esperanza. Si el verano no engaña, el Celta ha roto con el pasado de un modo defintivo.

Celta - 1: Sergio (Iván Villar, min 46); Kevin (Carreira, min 80), David Costas, Jorge Sáenz (Roncaglia, min 80, Olaza (Juncá, min 65); Brais (Bermejo, min 80), Lobotka (Molina, min 80), Jozabed (Beltrán, min 65), Denis (Pione Sisto, min 65); Aspas (Losada, min 80) y Lauti.  

Lille - 0: Maignan; Celik, Soumaoro (Ié, min), Fonte, Bradaric, Benjamin André, Thiago Maia (Mandava, min , Luiz Araujo, Bamba (Outtara, min 61) , Weah y Remy (Ikoné, min 61).

Goles: 1-0, min 72: Pione Sisto.

Árbitro: Iglesias Villanueva (Comité Gallego). Amarilla a Jorge Sáenz, Kevin por el Celta y Soumaoro por el Lille.

Incidencias: Campo de A Lomba de Vilagarcía, excelente entrada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

La ilusión se alimenta con argumentos