VIGO

El Celta desapareció del campo y volvió a las andadas de esta tortuosa temporada el día menos indicado y encajó una derrota severa en Bilbao ante el Athletic (3-1) en un partido sonrojante. Sin embargo el Levante arregló en gran medida el lío en el que se metía el conjunto vigués para permanecer en Primera al ganar en Girona (1-2) con un gol postrero, lo que da la salvación virtual al conjunto vigués pendiente de concretar en la última jornada.

El escenario es sencillo, el Girona tiene que ganar en Vitoria y esperar que el Rayo lo haga en Vigo y recuperar una diferencia de seis goles favorable en estos momentos al conjunto vigués al estar en golaveraje particular entre los dos empatado. Solo así descendería el conjunto celeste. Mientras, Levante, Villarreal y Valladolid, que hicieron los deberes, ya están salvados. Ellos hicieron los deberes mientras el Celta se encomendaba a un favor ajeno.

Y esta beneficiosa situación de cara a la última jornada no puede tapar el pésimo partido de los celestes, mucho más próximos a la versión de Cardoso que a pretéritos partidos de la era Escribá, que comenzó torciendo en guion al meter en el campo a dos centrales del mismo corte y ningún antídoto para la pantera Iñaki Williams. También sorprendió sentando a Boufal. Quizás el Ramadán fuese el pretexto.

Con esta tarjeta de presentación el Celta solo fue de verdad un equipo reconocible en San Mamés durante los primeros diez minutos cuando incluso le fue anulado un gol a Maxi Gómez por fuera de juego y cabeceó otro que se fue muy cerca del arco de Herrerín, quien no tuvo ningún problema en neutralizar una magistral llegada de Lobotka con una pésima ejecución final. 

A partir de aquí el Athletic se encontró con todas las facilidades de un equipo que volvió a las andadas en defensa, como si las muestras de solidez de las última semanas fueran algo efímero. El desastre comenzó con Araujo cometiendo un penalti inocente sobre Muniain. El mexicano se venció antes de tiempo y derribó a Iker, lo que aprovechó Raúl García para adelantar a los vascos desde los once metros.

Un minutos después el navarro culminó el segundo local en un ataque contra estatuas celestes. Inició la jugada Muniain, tocó Iñaki Williams y Raúl García marcó a placer el segundo. Dos tantos en tan poco tiempo hundieron por completo a los célticos, que completaron su verbena defensiva con un tercer regalo antes del descanso. En esta ocasión fue una cesión lejana de Boudebouz que llegó a Rubén Blanco a salir del área y su despeje se encontró con un bloqueo de Iñaki Williams, que además se quedó con el balón y la portería vacía para ampliar diferencias. 

Con 3-0 se llegó al descanso y el Celta no dio síntomas de vida cuando regresó al campo, aunque en realidad necesitaba al menos goles para no perder la diferencia con sus entonces rivales. Sin embargo, el Athletic bajó las revoluciones, con el 3-0 comenzó a dejarse llevar y apenas disparó a puerta. Solo lo hizo la pantera para marcar el cuarto, pero el VAR se encargó de invalidarlo.

Con el partido muerto, la afición del Celta que fruncía el ceño pensando en una jornada final nada apta para cardíacos, comenzó a abrazarse y a celebrar. Evidentemente no era un tanto de su equipo, sino el segundo del Levante que en el minuto 88 había remontado en Montilivi. Ese triunfo redentor vino acompañado además de un gol de Iago Aspas desde los once metros después de una inocentes manos de Aduriz. El 3-1 concede al Celta un sexto gol de renta para una jornada final en donde debe hacer matemática la permanencia virtual con la que ayer regresó a casa, y no por méritos propios.

Ficha técnica:

3 - Athletic: Iago Herrerín; Capa, Yeray, Iñigo Martínez, Yuri; Dani García, Beñat; Ibai (Córdoba, m.76), Raúl García (Susaeta, m.79), Muniain; y Williams (Aduriz, m.82).

1 - Celta: Rubén Blanco; Hugo Mallo, Hoedt, Araujo, Olaza; Boudebouz, Okay (Jozabed, m.72), Lobotka (Fran Beltrán, m.86), Brais; Aspas, Maxi Gómez (Boufal, m.63).

Goles: 1-0, m.16: Raúl García, de penalti. 2-0, m.17: Raúl García. 3-0, m.39: Williams. 3-1, m.89: Iago Aspas.

Árbitro: Estrada Fernández (Comité Catalán). Mostró tarjeta amarilla a los locales Beñat (m.45), Muniain (m.60) y Capa (m.86), y a los visitantes Boudebouz (m.24), Araujo (m.35) y Hoedt (m.64).

Árbitro VAR: Hernández Hernández (Comité de Las Palmas).

Incidencias: Partido correspondiente a la trigésimo séptima y penúltima jornada de LaLiga Santander, disputado en San Mamés ante 42.494 espectadores, según datos oficiales. 

El descenso, la Champions y la Europa League: ¿Qué falta por decidirse?

La Voz

El Valencia deja la champions a tiro y el Girona necesita un milagro para descender al Celta

Tras los resultados de la jornada que puedes consultar en nuestra central de datos, estas son las posiciones que quedan por dirimirse para la última jornada de Liga.

Champions League

La victoria del Valencia ante el Alavés y la derrota del Getafe en el Camp Nou hace que el equipo de Mestalla dependa de sí mismo. Si gana en la última jornada al Valladolid que ya ha certificado la salvación, será equipo de Champions. Si no gana, le vale con hacer los mismos puntos que el Getafe, quinto clasificado, que visita al Villarreal también salvado. Si pierden los dos, el Sevilla podría alcanzar la cuarta plaza ganando al Athletic. 

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

El Levante hace los deberes por el Celta