Una buena solución, pero mejorable

Xosé Ramón Castro
x. r. castro VIGO / LA VOZ

GRADA DE RÍO

David Aguilar

Los técnicos consideran necesaria la defensa de cinco para cortar la sangría de goles en el Celta, pero creen que se puede mejorar el ataque con profundidad por bandas y fijando a Maxi

03 mar 2019 . Actualizado a las 11:22 h.

Hay males necesarios para momentos delicados y la defensa de cinco jugadores es uno de ellos dada la situación actual del Celta. Así lo analizan Moncho Carnero, Pichi Lucas, Milucho Alonso y Antonio Gómez, los técnicos consultados por La Voz acerca del sistema que ha puesto en marcha Miguel Cardoso y que parece que tendrá continuidad, al menos de momento. Con cinco defensas el equipo está más cómodo y arropado atrás, concede menos ocasiones al rival y tapa las problemas de las ayudas en las bandas, especialmente en el costado de David Juncà. El problema es que la apuesta reduce el caudal ofensivo, que se puede recuperar en parte dotando de más profundidad a las bandas, fijando a Maxi Gómez de nueve puro para que viva dentro del área rival y consiguiendo que dos de los jugadores interiores lleguen con asiduidad a las posiciones de remate.

PREÁMBULO

Un mal necesario

Muy pocos son los que saludan la defensa de cinco en un equipo como el Celta, pero la necesidad manda y en estos momentos parece la primera piedra para salir de la zona comprometida de la tabla. «Lo importante en estos casos es que el equipo se sienta cómodo y da la impresión que el Celta lo está», comenta Pichi Lucas. Moncho Carnero tampoco esconde ni sus apetencias ni las necesidades del Celta: «Gústame máis unha defensa de catro pero por circunstancias neste momento apostaría pola defensa de cinco. O outro día sen facer un bo partido polo menos se mantivo a portería a cero». Por lo menos es una manera de buscar soluciones, lo que toca en tiempos de crisis: «Cando as cousas non saen hai que buscar alternativas», pregona Milucho, mientras Antonio Gómez recuerda que además es una de las modas del momento: «Es un sistema que se está utilizando bastante y por muchos equipos en la actualidad y en el Mundial, en el 80 % de los partidos uno de los equipos practicaba este sistema». Lo que no le gusta a Gómez es que con Mohamed se criticara y ahora no: «Me molesta y me sorprende. Ahora es la solución y antes se criticaba».

VIRTUDES

Un sistema que arropa más, deja menos espacios y tapa la falta de ayudas de la medular en los costados