El Celta, un equipo en construcción


Tiempo es lo que necesita cualquier entrenador para poder desarrollar y trabajar sus ideas, pero en fútbol y a estas alturas de competición el tiempo empieza a ser un bien escaso. El Celta demostró ayer que necesita tiempo para entrenar y madurar una idea de juego muy exigente y que obliga a trabajar con igual contundencia tanto cuando se tiene el balón como cuando ser pierde. En Anoeta quedaron plasmadas las primeras ideas de lo que quiere Cardoso aunque evidenciaron un amplio margen de mejora, realidad aumentada por la falta de varios jugadores importantes. Pero, como siempre, en el fútbol de competición el tiempo es finito y casi siempre sujeto al resultado.

Fase ofensiva

El regreso del la combinación en la iniciación

Cambió el equipo en el «cómo» construir el juego, tal vez recordando los comienzos de la pasada temporada. Sin sesiones suficientes para trabajar los movimientos de todas las fases del juego combinativo, el equipo arriesgó, en muchos casos en exceso, ante la presión de los donostiarras. El Celta mostró tener trabajados los mecánismos de inicio del juego pero los problemas surgieron en las transiciones entre la fase de iniciacion y elaboración. Okay de inicio se sitúo entre centrales, con laterales largos, interiores por dentro y un Jozabed por momentos que se encontró muy solo, recibiendo de espalda y en desventaja.

Fase defensiva

Mismas sensaciones

El Celta no mudó mucho las sensaciones sobre las dificultades defensivas que ha mostrado durante este año y volvió a a tener problemas para defender los centros laterales y evitar la llegada y remate de jugadores de la segunda linea. Además, casi no se pudo ver el posicionamiento alto que avalaba a Cardoso hasta bien erntrada la segunda parte. Presión que también demostró necesita engrasarse para no alargar el equipo y así facilitar las salidas rápidas del rival. Por el contrario, en la primera parte apostó por un posicionamiento medio que juntó más al equipo y que favoreció la mayor implicación y participación en las ayudas de los jugadores de banda.

Balón parado

Apuesta por la zona

Cambio a nivel defensivo en las acciones a balón parado. Mohamed apostaba por una defensa combinada en la que un jugador, habitualmente Maxi, libraba buscando el balón. En las faltas laterales el Celta situaba los jugadores muy cerca del portero dentro del área. Por el contrario, el lunes el equipo pasó a defender en zona ambas acciones a balón parado, situando al equipo en las faltas laterales en el borde del área.

El matiz

Compatibilidades

La duda que genera la elección de Anoeta es cómo ve Cardoso la compatibilidad entre Aspas y Maxi para el modelo de juego que quiere. El mister apostó por situar a Brais en el centro, colocando jugadores en las bandas que aparte de buscar los pasillos interiores puedan desbordar por fuera. ¿Circunstancia o apuesta?… Es la futura respuesta para un equipo que es el que menos centros al área necesita para poder hacer gol y eso es en gran medida gracias a la presencia de Aspas y Maxi.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

El Celta, un equipo en construcción