Emre Mor desaparece del mapa

Después de cuatro partidos sin minutos, el turco ni entró en la lista para Mestalla


Parecía que la temporada 18/19 sería el año de Emre Mor. Nada más fichar por el Celta, Mohamed le dio un voto de confianza, pero la paciencia del entrenador hacia el turcodanés ha ido menguando. Con un verano de más a menos, con avisos por el camino sobre su falta de integración y con una suplencia perpetua llegada la liga, que ahora se ha tornado en descarte. El segundo jugador más caro de la historia del Celta (14 millones de euros) solo jugó 38 minutos en el primer partido ante el Espanyol. Desde entonces cuatro visitas al banquillo sin llegar a entrar al campo.

Un hecho al que el joven futbolista respondió de un modo irónico a través de sus redes sociales: «No os preocupéis por mí, estoy absolutamente bien. Hay cosas más importantes en la vida. Todavía estoy vivo, estoy respirando. Me gano mi dinero para alimentar a mi familia todos los días, ellos tienen salud y yo también».

El mensaje llegó después de la derrota de Girona, pero el entrenador céltico le mantuvo en la convocatoria para recibir al Valladolid. Ahora prescinde de él, pero dando a entender que es por una cuestión deportiva, por eso se lleva a casi todos sus defensas (ocho de nueve) en una lista de convocados en la que entra Kevin, además de Cabral y Hugo Mallo. De los zagueros, solo se queda en Vigo Mazan.

«Nos faltó gente defensiva en el banquillo y decidimos poner a jugadores de otras características en el banco de los suplentes», comentó con respecto a la convocatoria de Valladolid después de explicar que Emre Mor está entrenando bien -«la verdad es que ha mejorado un montón»-, pero se quedó fuera en detrimento de jugadores de corte ofensivo como Jensen y Dennis, y pese a que en la convocatoria no está, Sofiane Boufal que se retiró con anterioridad del último entrenamiento y está aquejado de unas molestias en el tobillo derecho. Concretamente, y según el parte médico, el internacional marroquí sufre una tenosinovitis tibial posterior, lesión menor pero que le impide estar en la cita de hoy.

Mor se ha convertido en el expediente X de las dos últimas temporadas. Lejos de cuajar con Unzué, protagonizó al menos dos episodios de indisciplina que le valieron estar apartado del equipo en otras tantas ocasiones. Este verano regresó proclamando que tenía la confianza del entrenador y que quería ser importante, pero todo indica que sigue por los derroteros del curso pasado, lo que complica su continuidad en Vigo.

Llegados a este extremo, el gran problema para el Celta es recuperar parte de la inversión de 14 millones. Emre Mor sigue teniendo mercado en el fútbol turco, pero por unas cantidades que distan mucho del mínimo deseado. Por el momento, habrá que esperar hasta el mercado invernal.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Emre Mor desaparece del mapa