El Celta comparece demasiado tarde

Tras un primer tiempo huérfano de ideas, faltó acierto en la reanudación para neutralizar al Alavés


vigo

La falta de ideas acabó con la racha del Celta. La maldición de Mendizorroza se alimentó por la vía rápida. Con dos goles del Alavés en los primeros 17 minutos ante un equipo vigués cargado de balón pero huérfano de profundidad. Porque durante todo el primer tiempo fue incapaz de encontrar una sola fisura en el sistema del Pitu Abelardo. Los cambios, el desgaste y el empuje celeste cambiaron la decoración en el segundo tiempo, pero en los momentos clave la falta de ideas se trasladó al interior del área. Pione Sisto falló las dos ocasiones más claras para meterse en el partido y Martínez Munuera no quiso ver nada en una caída de Maxi dentro del área pequeña. El gol solo llegó en una genialidad de Aspas con el minuto 90 rebasado y el cuarto triunfo consecutivo a domicilio tendrá que esperar. Igual que el asalto al sexto puesto de la clasificación.

Mendizorroza sigue siendo territorio comanche

Álvaro Vega

Se esfumó la histórica posibilidad de encadenar el cuarto triunfo liguero lejos de Balaídos

Se presentaba el Celta en Mendizorroza con la posibilidad de enlazar por primera vez en su historia cuatro victorias como visitante en Primera división, tras haber vencido a Deportivo (1-3), Levante (0-1) y Real Sociedad (1-2), pero al igual que sucedió en las otras tres ocasiones en que había encadenado tres victorias, fue incapaz de sumar la cuarta, cayendo en esta ocasión por 2-1.

El reto se acrecentaba habida cuenta de que la visita era al Alavés, que en los últimos tiempos se ha convertido en la bestia negra del cuadro de Balaídos, no sólo por lo sucedido en la pasada edición de la Copa del Rey, sino porque son ya diez visitas en la máxima categoría a Vitoria y cero triunfos celestes (dos empates y ocho derrotas).

Seguir leyendo

Unzué había advertido de la dificultad que entrañaba el partido, pero los vigueses fueron un equipo sin ninguna idea en el primer tiempo. Bloqueado por un Alavés que puso el partido en donde quiso desde el pitido inicial y jugó a placer hasta el descanso. Los de Abelardo esperaron en medio campo y negaron todos los espacios posibles al Celta y a la contra hicieron diana en sus dos primeras llegadas.

Primero con una falta lejana que se fue envenenando por los fallos en cadena de la zaga viguesa y que acabó con gol de Alfonso Pedraza. Después, con una rápida contra con un balón filtrado por todo el área que nadie sacó y con gol de Munir en el lado contrario. Los dos tantos llegaron por el sector derecho que ayer ocupó Jonny, quien no se adaptó a su costado natural, pero solo fue uno más en la sucesión de errores en cadena del Celta. Desde la pizarra hasta la plasmación. Con un equipo sin salida de balón, lento y previsible que acaparó la posesión (por encima del 70 %) pero solo disparó en una ocasión a la portería contraria. En el minuto 44 Radoja con la zurda, disparo al que respondió Pacheco.

El segundo tiempo fue otra historia. El Celta se negó a tirar la toalla y con un orden más habitual (Jonny volvió a la izquierda y Wass se encargó de la derecha) obligaron al Alavés a recular. A base de empuje los vigueses se pudieron meter en el partido con dos ocasiones muy claras, pero en ambas Pione Sisto erró. Recién entrado no tomó la mejor decisión en ningún caso. Primero cruzando el balón más de lo deseado y en la segunda repitiendo un centro cuando tenía la portería para él. Tampoco acertó el árbitro en un derribo a Maxi Gómez cuando iba a rematar de cabeza dentro del área pequeña.

Acabar con cuatro delanteros

Los célticos terminaron jugando con cuatro delanteros en el campo (Emre Mor en la izquierda, Pione en la derecha y Maxi y Iago por dentro), pero tanta insistencia solo le sirvió para mantener la tradición de marcar fuera en todos sus partidos. Lo hizo Iago Aspas marchándose de tres rivales, con caño incluido y con un tiro cruzado para superar a Pacheco, que minutos antes había adivinado un excelente remate de espuela del moañés.

La derrota, la primera del 2018 en Liga, corta la racha triunfal del Celta y le hace retroceder en su carrera por Europa (el Eibar le desplaza de la séptima plaza). De nuevo Mendizorroza fue un territorio imposible. Como manda la tradición.

Ficha técnica:

2 - Deportivo Alavés: Pacheco; Martín Aguirregabiria, Laguardia, Ely, Alexis; Ibai Gómez (Hernán Pérez, min. 88), Pina, Manu García, Pedraza; Sobrino (Bojan, min. 74) y Munir (Dani Torres, min. 81).

1 - Celta: Rubén Blanco; Jonny, Sergi Gómez, Roncaglia, Mazán (Jozabed, min. 57); Wass, Lobotka, Radoja (Emre Mor, min. 74), Brais Méndez (Pione Sisto, min. 57); Iago Aspas y Maxi Gómez.

Goles: 1-0, min.4: Pedraza. 2-0, min.18: Munir. 2-1, min.91: Aspas.

Árbitro: Martínez Munuera (Comité Valenciano). Amonestó con tarjeta amarilla a los locales Sobrino (min. 48), Alexis (min. 76) y Martín (min. 89) y a los visitantes Radoja (min. 20) y Jozabed (min. 87).

Incidencias: Partido correspondiente a la vigésima segunda jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio de Mendizorroza ante 19.437 espectadores, con más de 50 seguidores celtiñas en las gradas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

El Celta comparece demasiado tarde