Un ídolo llamado Borja Iglesias

El delantero, cedido por el Celta, es el líder indiscutible de un Real Zaragoza con el que ya ha marcado tres goles, y ya ejerce como pichichi de Segunda División


vigo / la voz

«El único problema con Borja Iglesias es que dentro de ocho meses se tiene que ir», dicen desde Zaragoza. En un puñado de semanas el delantero cedido por el Celta se ha convertido en un auténtico ídolo para la afición apoyado en sus goles, su esfuerzo y su cercanía. El Real Zaragoza ya tiene a su estrella, aunque sea prestada.

Tres partidos de Liga ha disputado Borja en Segunda División y tres goles lucen en su cuenta anotadora. En la primera jornada se quedó en blanco en la derrota de su equipo frente al Tenerife, en la segunda se estrenó firmando el tanto del empate contra el Granada desde el punto de penalti y el pasado fin de semana se animó a protagonizar su primer doblete en la categoría de plata en la victoria zaragocista por 1-2 sobre el Córdoba.

Nada nuevo bajo el sol para un futbolista que había presumido de eficacia y recursos en la división de bronce y que se ha presentado en Segunda División sin complejo alguno. Ni el fútbol ni el instinto de Borja han acusado el salto de nivel, y con septiembre arrancando ya puede decirse que es el ídolo indiscutible de la afición y el líder del equipo.

Una de las claves que se esconde tras el gran rendimiento que Borja está teniendo en su primera experiencia en Segunda radica en su perfecto acoplamiento al equipo que dirige Nacho González. El compostelano ha encajado como un guante, ha conectado con sus compañeros y le buscan para encarar la portería. En pocos días ha conseguido ser la referencia del equipo.

Pero lo más importante es que el idilio con el gol que el delantero tenía en el filial céltico continúa en el Zaragoza. Desde que comenzó el 2017, Borja ha firmado 25 dianas en 24 encuentros oficiales entre el Celta B y los maños, según datos de Afouteza y Corazón. Una producción al alcance de muy pocos.

El doblete del pasado domingo frente al Córdoba ha sido el primero del delantero en Segunda División, pero intentará que no sea el último. El futbolista tuvo claro en todo momento que necesitaba salir del Celta para buscar minutos, crecer e intentar el próximo año dar el salto a un primer equipo que se le ha resistido hasta la fecha.

En la temporada 15/16, cuando por contrato podía haber reclamado subir al grupo de Berizzo, Borja Iglesias tuvo el gesto de quedarse con el filial a pesar de que ya por entonces muchos equipos de Segunda le tentaron y de que la categoría se le quedaba pequeña. Este verano sí se decidió a dar el salto definitivo y hasta la fecha no podría irle mejor. Por lo de pronto, ya presume de ser el pichichi de Plata empatado a tres goles con Pere Milla, del Numancia, y Saúl Berjón, del Oviedo. Pero Iglesias quiere más. En su ADN está instalado el apetito goleador de quien ha demostrado que tiene fútbol, argumentos y gol para hacerse con un hueco entre la élite. Por lo de pronto, el Zaragoza lo disfruta.

Protagonismo de Lemos y Borja Fernández, y debut por la vía rápida de Costas

Borja Iglesias es, de los siete futbolistas cedidos por el Celta, el que ha tenido el mejor arranque, pero no es el único que recopila minutos. Álvaro Lemos llegó al Lens en busca de oportunidades y las está teniendo. Ha sido titular en cinco partidos de liga y en Copa ha añadido 45 minutos a su historial. El lateral, sin embargo, no podrá aflojar, ya que su equipo se ha reforzado en las últimas fechas.

El rendimiento de Bongonda en el Trabzonspor es más irregular. De tres partidos disputados, ha sido titular en dos, jugando 69 y 57 minutos, y ha tenido una presencia testimonial en el tercero.

Borja Fernández está yendo de menos a más en el Reus. En el primer choque de la temporada no estuvo en el once, pero frente al Nástic disputó 67 minutos y contra el Oviedo jugó 74. Está adaptándose al salto de categoría.

El que ha llegado y besado el santo es un David Costas que nada más firmar por el Barcelona B ya entró en su primera convocatoria. Gerard López le concedió 45 minutos frente al Granada al ser consciente de que el central tenía tomada la medida a una Segunda División en la que tiene experiencia. Peor le está yendo a Samu Araújo, que no está entrando en los planes del técnico. Beauvue está entrenando con el Leganés para debutar en Liga cuanto antes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Tags
Comentarios

Un ídolo llamado Borja Iglesias