Hay que darles la vuelta


Si finalmente son los ingleses los que nos expulsan de Europa (cruel ironía a estas alturas), sería bueno que lo hiciesen sufriendo. Con sangre no, pero sí con mucho sudor y alguna que otra lágrima. A quienes digan que la eliminatoria contra el Manchester United está sentenciada habrá que replicarles que ayer en Balaídos tan solo se jugó la primera parte del combate y que la mejor versión del Celta aún tiene que aparecer.

Hay que darles la vuelta. Liberados de la presión que parece haber atenazado a los jugadores de Eduardo Berizzo, que sintieron el vértigo de la ocasión histórica y apenas fueron capaces de disparar en un par de ocasiones a la portería rival, hay que dar paso al buen fútbol. Se trata de superar únicamente un gol de ventaja. ¿No sueltan otros auténticas soflamas para remontar tres? ¿Por qué no? Es más que posible a poco que aparezca el equipo habitual y no el que ayer estuvo desdibujado.

Ahora toca olvidarse del bajón y armarse anímicamente para el asalto. Ellos tienen el dinero y nosotros, porque es de justicia, tenemos el derecho a seguir soñando. Y Old Trafford es un escenario fantástico para eso. El teatro de los sueños. ¡Vamos, Celta!

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos

Hay que darles la vuelta