Augusto, más fuera que dentro

El Atlético negocia con el conjunto vigués el fichaje del capitán, que ayer recibió el cariño de la grada, en una operación que podría rondar los 6,5 millones de euros


Vigo

El Celta comienza a asumir que va a perder a Augusto Fernández en el mercado invernal. Y la afición también, aunque ayer se encargó de dejarle claro al argentino que quiere que continúe siendo su capitán. En el minuto 24, el de su camiseta, la grada se pronunció con un «Augusto quédate» a coro, y cuando entró en el campo, con una salva de aplausos. Sin embargo, tanto las declaraciones del futbolista como las de su entrenador no invitan al optimismo. «Hablo del hoy, solo vivo el hoy, siempre lo hice así, por eso solo hablo del Celta por respeto sobre todas las cosas», dijo el centrocampista.

Las negociaciones entre el club colchonero y el conjunto vigués existen y sobre la mesa ya hay una oferta concreta que según algunos medios asciende a 6,5 millones de euros, cantidad que se repartirán Vélez y Celta, aunque no de un modo lineal. Además, en la operación, Balaídos podría ser el punto de destino de Kranevitter, el joven centrocampista de River Plate que el domingo jugará la final del Mundial de Clubes ante el Barcelona y después pasará a la disciplina rojiblanca.

Todas las piezas comienzan a cuadrar. Berizzo cambió de discurso en quince días pasando de enviar el mensaje de que Augusto no se toca a que buscarán una alternativa si al final alguien se lleva al líder y capitán celeste. Ayer mismo lo reiteró: «Si el interesado paga la cláusula y el jugador tiene el deseo de partir al Atlético de Madrid está en su derecho y nosotros solo podemos pensar en reemplazarlo, si se va, pero no me costa que tenga ese deseo».

La clave de la operación quizás sea el contacto directo con el Cholo Simeone, que ha reactivado la vieja amistad entre ambos, de los tiempos en River para reclamar en persona al mediocentro céltico, que tendría el cometido de suplir al lesionado Tiago.

Y aunque Augusto ha repetido mil veces que en Vigo está de maravilla, él y su familia, y pese a que renovó hasta el 2019 el pasado verano, la cláusula de escape (cinco millones si dos de las tres partes están de acuerdo: Vélez, Celta y o jugador) es demasiado golosa y el Atlético está dispuesto a ejercerla.

Incluso desde Madrid se apunta que la fecha límite para el acuerdo es el 24 de diciembre, ya que en caso de no haber fumata blanca para entonces, los colchoneros activarían un plan B.

La pérdida más difícil

Si finalmente sale Augusto, el engranaje del Celta perdería a su principal baluarte, el jugador que marca la presión y la salida de balón, los dos aspectos fundamentales del sistema de juego del Celta. Además, el argentino es un capitán de los de verdad. Dentro y fuera del campo, con una ascendencia total con todos los compañeros.

A día de hoy es el jugador más difícil de reemplazar en el Celta, ya que Radoja, que cuando esté recuperado será quien ocupe su lugar, no tiene las mismas características y carece de liderazgo. Sin el argentino, las opciones de poder jugar en Europa el próximo curso se reducirían de un modo escandaloso por mucho que Berizzo haya demostrado sabiduría para reinventar jugadores.

Por el momento, y a modo de esperanza, sus compañeros lo ven como siempre. «Lo vi bien, no lo vi emocionado, estaba contento. Ahora está aquí y veremos lo que pasa», comentó Madinda, mientras Señé aseguró verlo como siempre. «Hemos oído rumores pero en el vestuario no se habla de eso. Ojalá se quede porque para nosotros es un jugador muy importante».

«Hablo del hoy, solo vivo el hoy, siempre lo hice así, por eso solo hablo del Celta por respeto sobre

todas las cosas»

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Augusto, más fuera que dentro