Gustavo Cabral no se arruga

Promete trabajo para recuperar la titularidad perdida ante el Granada


vigo / la voz

Gustavo Cabral tiene un nuevo reto por delante. Ganarse la confianza de Luis Enrique y regresar al once titular del que se cayó en la visita del Granada a Balaídos. Ese día el entrenador del Celta apostó por dar la titularidad al joven David Costas en detrimento de un Cabral que había salido en el once en las dos primeras jornadas.

El banquillo

Sorpresa ante el Granda

Aunque Gustavo Cabral se deshace en halagos hacia David Costas, reconoce que quedarse en el banquillo en el último partido en Balaídos fue una sorpresa. «Pero es entendible. El míster decide a quién poner. Obvio que a uno le duele no salir, pero la motivación y el estar bien de los otros dos partidos se mantiene igual», reconoce el futbolista. El argentino asegura que «sigo teniendo la misma motivación y espero volver y rendir como en los dos primeros partidos».

La competencia

Siete centrales, dos puestos

Gustavo Cabral es uno de los siete centrales de los que dispone Luis Enrique para esta temporada. Además del argentino, Jonathan Vila, Andreu Fontás, Andrés Túñez, David Costas, Jon Aurtenetxe y el lesionado Samuel Llorca -que no podrá jugar hasta el arranque del próximo año- se pueden mover por el centro de la defensa. «Está bastante aguerrida la competencia, pero es agradable y bueno. Nos mantendrá a todos activos y predispuestos para el momento en el que el míster decida ponernos», valora Cabral, que, ya sea desde el césped, el banquillo o la grada, cierra filas con el equipo. «Donde me toque estar, estaré apoyando al equipo en todo momento».

Curtido

Una situación conocida

Pasar de la titularidad a la banqueta no es una situación nueva para Gustavo Cabral. La vivió el curso pasado, y en el Levante pasaron meses hasta que le dieron su oportunidad. «Es una situación que no solamente me ha tocado en el Celta. En el Levante estuve seis meses esperando para jugar, y la verdad es que esta experiencia ya la tengo vivida, estoy un poco curtido», dice. Claro que también tiene la receta para revertir esa situación. «Lo único que sé es que para contar, lo que vale es el trabajo del día a día, estar siempre dispuesto para que cuando el míster te necesite, le des una respuesta positiva». Es consciente de que ante los nazaríes «fue el primer partido que me tocó estar fuera y espero volver a contar, no sé si este fin de semana o el otro, pero siempre estaré apoyando al equipo».

La defensa

Un balance positivo

Más allá de la respuesta individual, Gustavo Cabral alaba el rendimiento que está ofreciendo la defensa del Celta en estas primeras jornadas. «Contra el Espanyol íbamos ganando 2-0 y nos empataron en dos jugadas aisladas, pero al equipo lo veo bien. Nuestro promedio de goles encajados por partido es de poco más de uno, y vamos a seguir mejorando». Mantener la portería a cero es un reto, y el defensa confía en alcanzarlo desde la victoria. «Siempre se puede trabajar más tranquilo después de ganar, así es más fácil corregir errores».

El lunes el Celta buscará su segunda victoria a domicilio, una faceta que el año pasado se le dio especialmente mal. «De visitante nos costó mucho el año pasado, a veces nos daba ese miedo inconsciente y perdíamos partidos que podíamos ganar». Lo vivido en el Villamarín este curso, sin embargo, ha reforzado al confianza celeste.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Gustavo Cabral no se arruga