A completar la semana soñada

Un Celta justo de fuerzas busca su tercer triunfo en seis días ante el Levante


vigo / la voz

El Celta sueña con completar una semana triunfal que le lleve a una zona más resguardada de la tabla clasificatoria. Seis días después, puede ver su futuro de un modo muy diferente al que contemplaba antes de viajar a Zaragoza. Porque desde el pasado lunes todo han sido noticias positivas para los celestes. El primer triunfo a domicilio, la remontada copera y dos partidos con la portería a cero. En semejante frenesí triunfal solo queda el Levante, equipo rocoso atrás, letal arriba y con pedigrí continental. Un triunfo dispararía la ilusión celeste y sería un cheque al portador para la tranquilidad.

Pero el preámbulo de la cita ante los granotas ofrece dudas. El primero de carácter físico. ¿Cómo responderá un Celta plagado de jugadores con 210 minutos encima? La confianza es el mejor antídoto para el cansancio, pero semejante paliza puede dejarse notar en cualquier momento. A Herrera le preocupan especialmente los dos laterales, que han devorado kilómetros en los dos partidos. La participación de Hugo Mallo parece obligada ante la falta de recambio, mientras que Bellvís estaría en la recámara para cualquier eventualidad con Roberto Lago. De entrada, todo el plantel a excepción de Abalo trabajó con normalidad en la suave sesión del sábado en A Madroa.

En el centro del campo Álex López introducirá un soplo de aire fresco tras descansar el jueves por unas molestias. Su regreso al once aventura la vuelta al doble pivote y provocará que desaparezca del once uno de los tres atacantes. Todo indica que Bermejo, otro de los tocados. En este caso Park recuperaría la titularidad en la Liga como escudero de Iago Aspas.

Todos ellos tendrán que armarse de paciencia ante un rival que espera y que mata desde el fallo del rival. El grupo de Juan Ignacio Martínez no engaña a nadie. Su hoja de ruta habla de concentración defensiva (marcando territorio incluso dentro de su propia área) y contras demoledoras para Martins -que era duda pero entró en la convocatoria- o alguna de sus mediapuntas, todos ellos rebosantes de calidad.

Si el Celta acierta a mover el balón con rapidez, abrir el campo y jugar por abajo tendrá mucho ganado, en especial si es capaz de adelantarse en el marcador, porque a favor de obra los levantinos son todavía más temibles. Además, llegan a Balaídos mucho más frescos. Con un día más de descanso y con varios de los titulares descansados desde el pasado domingo.

Experiencia frente a ilusión en un duelo que puede marcar la recta final del año celeste.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

A completar la semana soñada