«La fuerza de voluntad no se compra con dinero»

Carlota Corredera, presentadora de «Cámbiame», presenta su libro «Tú también puedes», en el que relata cómo perdió 60 kilos


redacción / la voz

Carlota Corredera (Vigo, 1974) se desnuda. La presentadora de Cámbiame lo hace en Tú también puedes, un libro que presenta hoy en Vigo y mañana en Santiago, donde relata cómo perdió 60 kilos para ganar salud. Sometida a dietas desde que tenía ocho años, Carlota entendió realmente que tenía un problema el día en el que le advirtieron que podía tener un grave problema cardiovascular. «Me asusté porque fui consciente de que me podía pasar algo», dice.

-Usted se expone mucho en el libro. ¿No le da pudor?

-Me ha dado mucho, pero todo lo que aparece está muy meditado. He escrito el libro con la vocación de ayudar a la gente que sufre el problema. Cada día renuncio a comer cosas que me gustan por salud. Es verdad que me he sobreexpuesto, pero me compensa al ver que el libro puede a ayudar a trabajar la fuerza de voluntad, a luchar contra tus fantasmas...

-Estos días han circulado por Internet comentarios que critican que la dieta que usted ha seguido es cara. A alguien que se ha expuesto, como dice, para ayudar, ¿cómo le caen ese tipo de críticas?

-Desde que di la primera entrevista, que salió en portada hace justo hoy un año, hay mucha gente que se ha agarrado a la excusa de que la dieta es muy cara. Pero en el libro no digo a nadie lo que tiene que hacer, explicó cómo lo he hecho. Empecé a hacer dietas a los ocho años, toda la vida he estado subiendo y bajando de peso. Cualquier excusa es buena para no enfrentarse a tu verdad. No voy a mentir. He tenido ayuda, tiempo y dinero, pero la fuerza de voluntad no se compra con dinero.

-Detrás de la obesidad también hay factores genéticos que influyen en el problema.

-En un país como el nuestro, en el que todo lo celebramos comiendo, discriminamos a los gordos por el aspecto. Hay gente que ha sufrido mucho y me gustaría que con el libro noten que están comprendidos. Muchas veces otros les dicen que están gordos porque quieren y eso resulta tremendamente injusto. Pero la gordura puede tener muchos orígenes. Por ejemplo, tengo que tomar hormonas para la tiroides toda la vida. La cuestión es que aunque no las tengas todas contigo, no hay que tirar la toalla.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«La fuerza de voluntad no se compra con dinero»