Martín Barreiro: «En Galicia todo huele distinto»

El hombre del tiempo asegura que se enamoró de la física de pequeño,  cuando entendió «cómo funcionaban las cosas»


Hablamos en Arzúa, en un coqueto café que regenta la familia de su mujer y en un día más que apropiado. Lluvia, viento, sol... «Estos días son muy fáciles de predecir», dice Martín Barreiro (Lugo, 1977), como si tal cosa. El meteorólogo que daba el tiempo con coleta y que hoy forma parte de un club que se llama El aristócrata, es un seductor. Solo lo había visto por la tele y, cuando me voy, me da la impresión de que es mi amigo del alma.

-Usted es de Lugo, ¿por qué me ha citado en Arzúa?

-Yo nací en Lugo, pero viví en As Nogais, en Cambados y aquí, en Arzúa, hasta el bachillerato. Aquí conocí a mi mujer, en octavo de EXB [segundo de la ESO]. Me siento más de Lugo... Y de Santiago. Son los sitios a los que quiero volver.

-¿Sabe que estuve intentando buscar en Internet fotos suyas con coleta y no encontré ninguna? ¿Esta usted detrás de esa desaparición?

-No, no, ja ja ja. Pero es verdad. De hecho me da rabia porque se las quiero enseñar a mi hijo y yo tampoco las encuentro. La gente cree que me corté la coleta para ir a Madrid, pero no es cierto. Lo había hecho dos años antes.

-Pues ahora está bastante de moda.

-Sí, ja, ja. Ya he visto algún tuit que decía que antes que Pablo Iglesias la coleta la llevaba yo. Aunque la suya ha llegado más lejos.

-Usted es físico. ¿De pequeño hay alguien que quiera ser físico?

-Bueno, físico no, pero químico sí. Me gustaban las historias de Conan Doyle, los hombres de ciencia, los laboratorios. Y una vez que entiendes como funcionan las cosas es cuando te enamoras de la física.

-Encontrarse con usted en un ascensor, donde se habla del tiempo, debe ser una maravilla...

-Sí. Es muy divertido porque a veces no me reconocen y me dicen, por ejemplo, que va a llover, pero que nunca te puedes fiar del hombre del tiempo.

-Pero hoy se equivocan poco.

-Hoy se acierta muchísimo. Han mejorado mucho las herramientas, la forma de interpretar los datos y la de comunicarlo.

-Cuando se equivoca, ¿le llegan quejas de los espectadores?

-Cada vez nos riñen menos y, aunque siempre hay gente que se queja, son poco agresivas. A veces las quejas vienen de la hostelería, sobre todo en el Norte. Pero ya intentamos no adjetivar el tiempo, no decir mal tiempo, a no ser que nos refiramos a las condiciones para la conducción de vehículos.

-Será un fan de «Atrapado en el tiempo»...

-Me encanta esa película. Y es gracioso porque la marmota tiene en realidad un índice de acierto del 30 %. Lanzar una moneda al aire ya te daría un 50 %.

-¿Es verdad que ese gesto de desabrocharse el botón lo hace para señalar Galicia y Cataluña en el mapa?

-¿Sabe quién me preguntó eso? Pablo Iglesias. Es verdad, aunque ahora lo del botón es una imagen de marca. Soy muy aficionado a la vestimenta y presentarse con la americana abrochada es una señal de respeto.

-Sorprendente lo de Pablo Iglesias. No le veo muy aficionado a la moda. De hecho el esmokin de los Goya le quedaba bastante mal.

-Era un problema de talla. En general, a muchos políticos les aconsejaría que se compraran los trajes de su talla.

-¿Forma usted parte de un club que se llama El aristócrata?

-Sí. Bueno, somos un grupo de amigos que se juntan para hablar de sus fricadas, con la idea de recuperar un mundo que se ha perdido un poco. Por ejemplo, la gente no sabe que el esmokin es en realidad una prenda de sport.

-Con ese perfil de dandi igual le llegan proposiciones a la tele.

-¿Deshonestas?

-Por supuesto

-Ja, ja. Alguna vez llega algún piropo. Y algo más, ja, ja.

-¿Le da tiempo a hacer deporte?

-Natación, sobre todo. A correr, a veces. Nado los 50 metros en 25 segundos. Y el récord de España está en 22, creo. En Torrespaña organizan pachangas de fútbol, pero yo nunca voy.

-También le gustan los coches...

-Me encantan. Llegué a correr ralis en Galicia, ya sabe, ese rollo carbonillas. Pero ahora estoy más sensibilizado, porque veo lo que pasa en Madrid con tanto coche.

-Mejor el clima de Galicia.

-Le digo que cada vez que vuelvo, disfruto. En Galicia huele todo distinto. La ciudad satura mucho.

-¿Qué es lo más importante en la vida?

-Bufff... Vaya pregunta...Mmmm. Buscar el sentido de la vida para ti y hacer que tenga sentido para los que te quieren.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos
Comentarios

Martín Barreiro: «En Galicia todo huele distinto»