Un bebé gaiteiro y boxeador

Susana Seivane y su marido, Xesús Ferreiro, «Cachorro», presentan a su hijo Fiz, de apenas 10 días


Por fin parece que estos días podremos apearnos la cazadora después de ocho meses de invierno. Necesitamos el sol. Fíjense que una compañera al ver al pequeño Fiz desnudo lo primero que me dijo fue «qué frío». Nada de «qué foto tan bonita», que lo es, ni «qué bebé tan hermoso», que también es verdad, o «qué guapos salieron los papás», que es cierto igualmente. Nada, estamos pasando por un momento meteopsicológico delicado y la gente solo habla del mal tiempo y de la anhelada primavera. Bueno, la gaiteira Susana Seivane y su marido, el boxeador Xesús Ferreiro, «Cachorro», viven ajenos a la lluvia y el viento porque Fiz ahora mismo es el centro de todo. El 3 de abril vino al mundo en A Coruña el primer hijo de la pareja, que pesó al nacer 3 kilos 210 gramos, según me cuenta la madre con la misma precisión con la que maneja el puntero. «Case non se cre, é un cambio tan grande... A verdade é que estou moi cansada, pero véxoo e cáeme a baba. ¡Como fomos capaces de facer algo tan bonito! Hai poucas palabras para expresalo. É unha responsabilidade enorme e che veñen os medos e comprendes máis os teus pais», reflexiona la gaiteira, que recuerda las 21 largas horas que pasaron desde que ingresó en el hospital hasta que dio a luz. «Chegoume dabondo, pero quero dar as grazas a todo o equipo do Materno Infantil, que se portaron fenomenal», destaca Susana.

Una sesión de fotos especial

El autor de la imagen, Francisco Ares, está especializado en fotografía de maternidad, recién nacidos, bebés, niños y familias. En el caso de Susana y Cachorro la sesión de fotos se desarrolló en casa de la gaiteira. «Fue una minisesión, la próxima semana haré la completa», aclara. «Las hicimos al lado de la chimenea [uno de los rincones favoritos de la pareja] y para que el bebé no pasase frío pusimos cerca un pequeño calefactor dirigido a la zona en la que estaba. Además, la casa estaba a buena temperatura», relata. Pero el asunto no es tan sencillo. «La posición de Fiz se logró aplicando unos masajes suaves y, poco a poco, y con mucho cuidado, íbamos colocando al bebé hasta que se sintiera cómodo», destaca Ares, cuyo objetivo es «que con el paso de los años, al mirarlas, sigan despertando emociones y recuerdos».

La solidaria María Pujalte

Esta semana se conmemoró el Día Mundial del Párkinson, y una madre y una hija gallegas se volcaron a la hora de hacer visible esta enfermedad y recaudar fondos para ayudar a enfermos y familiares. La hija es María Pujalte, una de las actrices españolas más conocidas. Su madre es Ana María Vidal, actual presidenta de la asociación Párkinson Coruña. «Cuando en la federación nacional se enteraron de que era la madre de María se pusieron inmediatamente en contacto con ella para pedirle colaboración», comenta Ana María. Esta semana se presentó en la sede de la Asociación de la Prensa de Madrid, en la calle Juan Bravo, la campaña Rompe los mitos del Párkinson, y María Pujalte, como hace siempre, no faltó a la cita. «Está muy concienciada, y es que además tanto su padre como dos de sus abuelos padecieron esta enfermedad», comenta su madre. José María Pujalte, que murió hace tres años, fue director xeral de la Xunta en dos ocasiones y, aun estando enfermo, desempeñó el cargo de gerente de la Universidade da Coruña. «Cuando tiró la toalla le pidieron que presidiese la asociación y, aunque al principio se negó, acabó aceptando. El médico, además, le dijo que era bueno que estuviese entretenido», comenta su viuda, que tomó el testigo cuando José María falleció. «Me ha venido muy bien en mi situación de soledad. La asociación me da más que yo a ella», reflexiona Ana María. Son una familia solidaria. Por cierto, la campaña que presentó la actriz pretende servir para romper mitos como «que un indicativo es el temblor, lo cual es verdad hasta cierto punto; que la enfermedad te mata, que es mentira (te acompaña); o que es de mayores, que no se ajusta a la realidad porque mi padre, el abuelo de María, comenzó con ella a los 48 años», explica.

Muy cerca de Santiago

El penúltimo trayecto del Camino de Santiago, hasta el monte del Gozo, no es que sea muy bonito pasando al lado de Lavacolla, pero tiene el encanto de que ya ves Compostela. En la zona que transita por las sedes de la TVG y TVE unas irlandesas me preguntaron cuánto faltaba. Se llevaron una alegría al saber que ya estaban cerca. Es increíble la falta de información con la que se encuentra el peregrino. Todos los mojones están borrados o pintados y no se ve el número de los kilómetros. El 12 de mayo llegaré con mis hijos a la catedral y me voy a hacer varias fotos con ellos, ya que cuando nacieron no se me ocurrió contratar a un fotógrafo como Susana Seivane y su marido, que es campeón de España de semipesados. ¿El niño saldrá gaiteiro o boxeador?

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Votación
44 votos

Un bebé gaiteiro y boxeador