Los Thyssen, juntos y felices en Málaga

La baronesa, su hijo Borja y Blanca Cuesta participaron en la Semana Santa y pusieron la primera piedra para un nuevo museo


Jueves. Cena de señoras

Beatriz de León, mujer de mi amigo Jesús Fernández Miranda, me comentó hace tiempo el interés de algunas de sus amigas por cenar conmigo. Y como muchas también son amigas y conocidas mías, las convidé a cenar en casa. Diecisiete señoras me divirtieron enormemente. Hablaron de viajes, de política, de matrimonios fallidos, de sus divorcios, de maridos enamorados y alguna hasta recibió llamada telefónica, a altas horas, de algún novio o aspirante a ello.

Tengo trabajo hasta el miércoles santo. Imposible ir, como desde hace casi veinte años, a Sevilla. Demasiado difícil llegar tan tarde. Iré unos días a la Feria de Abril. Tomo la decisión de ir a Galicia.

Viernes. La baronesa es noticia

La baronesa Thyssen es todo un personaje. Ella tiene una especial habilidad para darle la vuelta a todo con luz y taquígrafos. Que su hijastra, la archiduquesa Francesca de Habsburgo, cuestiona que el Museo Thyssen no avanza, al negársele el recibidor del palacio de Vistahermosa para exhibir su colección de arte contemporáneo y hacerlo en Japón; la baronesa pone la primera piedra para la construcción de un Museo en Málaga. Que dicen, y no sin razón, que no puede soportar a Blanca, su nuera, pues ella le da una pala para que eche tierra en la ceremonia de Málaga. Que dicen ?y también con fundamento? que su hijo Borja no trabaja, pues le ordena que se vista como un ejecutivo, se deje crecer un poco el pelo, tape sus tatuajes y convenza a su mujer de que no está en Ibiza para ir medio en pelotas y se dedique a enterarse de qué va la Fundación Thyssen para ponerse al día o refrescarle las ideas que le inculcaron y que, con el crecimiento, parece haber olvidado... ¿o habrá sido con el apasionamiento amatorio con Blanca Cuesta?

Tita es noticia. Cuando no es protectora de unos árboles, lo es de unos animalitos. No sé si englobarla en esos personajes que no pueden vivir sin estar en los medios de comunicación, ocupando portadas, siendo objeto de comentarios en las tertulias de televisión o simplemente tema de conversación en peluquerías.

La duquesa de Alba, Sara Montiel, Belén Esteban, la familia de Ambiciones o Ana Obregón son algunos de los ejemplos de ello.

La baronesa ha aprovechado su estancia en Málaga para dejarse ver con Antonio Banderas y Melanie Griffith. En Marbella, en Málaga, en la recepción y en la salida de la cofradía por la cual el actor no deja de acudir a su ciudad natal.

Precisamente en Marbella le ha llegado a Julián Muñoz un burofax en el que Isabel Pantoja le conmina a que abandone Mi Gitana. La escritura está a nombre de la cantante, pero ¿quién aportó el dinero de la compra? Julián sostiene que la casa es suya. ¿Podrá Julián seguir guardando silencio? ¿Podrá la Pantoja demostrar que fue ella sola la que puso el dinero? Una cosa es pagar la hipoteca y otra es que las cosas sean como ella dice. O como dice él.

Sábado. Los líos de la Esteban

Belén Esteban sigue viviendo en su casa con su hija Andreíta, la que no se quería comer el pollo, pero sin su marido. Los de Ambiciones no han querido abrir la boca. La madre de la Esteban, también muy callada. Por no hablar, no habla ni siquiera la tía Laly. La Campanario para el coche, puso cara de pena penita pena que sonó a falsa moneda, suspiró y puso en marcha el coche con un acelerón que me recordó a los doce cascabeles de un caballo por la carretera.

La madre de la Esteban tiene un gran disgusto pues Fran, el camarero, era su preferido y el hombre perfecto para su hija. La ex de Jesulín dice que estas cosas de pareja y que son de la incumbencia de ellos dos. Como si ella no hablase de los demás.

Acudo a casa de José Antonio Muniz, que ofrecía una cena en honor de Gaetana Enders, cuyo marido fue embajador de Estados Unidos en España hace algunos años. La mesa era un espectáculo, llena de helechos y palmeras, candeleros con figuras de elefantes, potish de la compañía de indias, candelabros de vermeil y centros de porcelana de Vista Alegre. Vajilla china y mantel de damasco en color melocotón, a juego con la pared. Los embajadores de Italia estaban fascinados. ¡Para que luego digan que en España no hay refinamiento!

Domingo. Madre desesperada

Desesperada está la madre del ex novio de Falete, viendo cómo le llegan las notificaciones de embargo a causa de no poder pagar los intereses de los préstamos que pidió para darle el dinero al cantante sevillano. La situación de la pobre señora y de su más que impresentable hijo es caótica. Aunque él no pierde la ocasión de salir en televisión, incluso vestido de nazareno.

Lunes. Un libro polémico

La princesa Máxima de Holanda está pasando lo suyo. Una biografía no autorizada pone en tela de juicio su excelente imagen. Dos escritores argentinos la califican de ambiciosa, de gorda y de mentirosa. De ambiciosa porque ha querido casarse con el heredero de un trono europeo. De gorda, porque, como si fuera un delito, tiene tendencia a aumentar de peso, y de mentirosa porque trabajó, que no dirigió, en una empresa acusada de blanqueo de dinero. Se le achaca ser hija de un ministro del Gobierno de Videla, cuando se conoce que este señor no era político, sino un demócrata. A mí el libro me ha parecido un panfleto antimonárquico y un bodrio. Como si los demás miembros de la familia real o añadidos a ella fueran gente sin pasado.

El fallecido príncipe Claus, diplomático, tuvo en su juventud, antes de casarse con la que hoy es la reina Beatriz de Holanda, un pasado comprometido con el nazismo. Tampoco el príncipe Bernardo, que era el marido de la reina Juliana, madre de la actual, estuvo libre de culpa a causa de haber cobrado unas comisiones del fabricante de aviones Lookhed. Las hermanas de la actual reina viven de la corona y dos están divorciadas. Una de ellas, la princesa Irene, estuvo casada con el príncipe Carlos Hugo de Borbón-Parma, pretendiente carlista. Una hija de estos cuestionó a la institución para luego divorciarse de su marido muy arrepentida de haberlo hecho y acusándolo de manipularla.

Martes. Chayo quiere ser Rosario

Chayo Mohedano sigue separada de Antonio Tejado. Después de hablar en exclusiva en un programa de televisión se queja de que hable él de ella. Ahora está en Chipiona en casa de sus padres con el niño, al que su padre puede ver cuando quiera. Tampoco quiere que la llamen Chayo. Ahora quiere que la llamen Rosario. Yo no creo que nada de esto sea muy importante, excepto para ellos. Pero son ellos los que alimentan el supuesto morbo para continuar ocupando espacios televisivos.

Vicky Martín Berrocal ha sufrido un accidente, por lo que ha tenido que ser intervenida quirúrgicamente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

Los Thyssen, juntos y felices en Málaga