La seguridad privada de Galicia se ofrece para proteger y escoltar a las víctimas de violencia machista

José Manuel Pan
José Manuel Pan REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

Un momento de la entrega de diplomas a vigilantes de seguridad privada, en un acto celebrado este lunes en A Coruña.
Un momento de la entrega de diplomas a vigilantes de seguridad privada, en un acto celebrado este lunes en A Coruña. MARCOS MÍGUEZ

El presidente de las empresas de seguridad privada recordó que otras comunidades ya optaron por esa opción y lograron liberar recursos públicos para destinarlos a la seguridad ciudadana

21 may 2024 . Actualizado a las 05:00 h.

«No nos cabe la menor duda de que la seguridad privada podría colaborar de manera eficaz en la protección de las mujeres que son víctimas de violencia de género». Roberto Lage, presidente de la Asociación de Empresas y Expertos en Seguridad de Galicia (Aesga), apostó este lunes por aumentar las competencias del sector que preside para colaborar en la protección de las víctimas de la violencia machista. «Es un desafío para nosotros colaborar en la protección de las mujeres víctimas de violencia de género, una labor en la que la seguridad pública consume muchos recursos para luchar contra esa lacra», dijo.

El ofrecimiento está hecho, pero por el momento es solo un deseo, ya que es una decisión que depende del Ministerio del Interior. En Galicia son la Policía Nacional, la Guardia Civil, la Policía Autonómica y algunas policías locales las que asumen la protección de las mujeres maltratadas. En todo caso, Roberto Lage recordó que otras comunidades apuestan ya por la opción de la seguridad privada «para liberar recursos públicos». Aclaró que esa función de escolta y protección se haría «bajo la supervisión de la seguridad pública».

En el acto principal del día de la seguridad privada, celebrado en A Coruña, el presidente de Aesga agradeció a la Delegación del Gobierno y a los cuerpos de seguridad del Estado el reconocimiento público al sector de la vigilancia privada «como extensión de la seguridad pública». Y recordó cuál es su labor: «Podemos dar protección a nuestro clientes y proporcionar herramientas, pero no podemos ir más allá y perseguir a los delincuentes. En eso tenemos que colaborar con los cuerpos de seguridad públicos para que los delincuentes puedan ser atrapados y puestos a disposición judicial».

Esa colaboración fue destacada por el jefe superior de Policía de Galicia, Ramón Gómez Nieto, quien dejó claro que los miembros de la seguridad privada son «colaboradores indiscutibles» de los cuerpos de seguridad públicos. «Son ustedes unos colaboradores cualificados. Lo dijo sin ningún genero de dudas, y tengan bien presente que así los consideramos», dirigiéndose a los cien vigilantes que ayer fueron homenajeados.

Señaló que el año pasado la Policía Nacional desarrolló 7.000 servicios a partir de informaciones y avisos facilitados por personal de seguridad privada. Reveló también que estos profesionales pusieron a 5.800 personas a disposición de los policías nacionales y que sus informaciones dieron lugar a centenares de notas de inteligencia policial.

Cien vigilantes de toda Galicia fueron homenajeados en el día de la seguridad privada, en un acto celebrado este lunes en A Coruña.
Cien vigilantes de toda Galicia fueron homenajeados en el día de la seguridad privada, en un acto celebrado este lunes en A Coruña. MARCOS MÍGUEZ

También la Guardia Civil agradeció la labor de la seguridad privada. El general jefe de Galicia, Miguel Ángel González Arias, recordó el compromiso del cuerpo con el sector privado para optimizar la seguridad ciudadana y alabó su «indiscutible protagonismo».

Cerró el acto el delegado del Gobierno, Pedro Blanco, quien apostó por reforzar la colaboración entre la seguridad privada y los cuerpos del Estado «para garantir a protección da sociedade galega». Destacó la posición de Galicia como la tercera comunidad con menor tasa de delitos y agradeció la colaboración de la seguridad privada con la pública «para que a sociedade galega goce de tranquilidade no seu día a día».