Gonzalo Pérez Jácome, alcalde de Ourense: «En política está mal visto el error y la rectificación. No lo entiendo»

Miguel Ascón Belver
Miguel Ascón OURENSE / LA VOZ

GALICIA

Gonzalo Pérez Jácome, alcalde de Ourense, asegura que la ciudad necesita más zonas verdes
Gonzalo Pérez Jácome, alcalde de Ourense, asegura que la ciudad necesita más zonas verdes Miguel Villar

«Mucha gente tiene necesidades, y ¿desde cuándo está el Concello para eso? Estará para la ciudad»

20 jun 2021 . Actualizado a las 11:25 h.

Gonzalo Pérez Jácome dirige el Concello de Ourense con el apoyo de solo dos concejales (sobre un total de 27) desde el pasado septiembre, tras la salida del PP y su propio partido fracturado. En esta precaria situación ha llegado al ecuador del mandato, pero está convencido que lo terminará.

—¿Qué le diría a aquellos que le daban por muerto en septiembre pasado cuando estalló la crisis?

—Les diría que fue la enésima vez que me infravaloraron.

—¿Qué es de lo que más orgulloso está de estos dos primeros años?

—De haber de seguido siendo fiel a mis principios y no haber cambiado.

—¿Y de algo concreto que haya hecho como alcalde?

—Obviamente el estar arreglando todo en la máquina del Concello por dentro. Antes de que el coche empiece a andar, tienes que arreglarlo. Y ahora ya se empieza a poner el coche en movimiento.

—¿Va todo más lento de lo que esperaba? Si uno repasa su programa electoral, la mayor parte de sus promesas, como el parque acuático, la rebaja fiscal, la renovación de los contenedores... No se ha hecho casi nada.

—La burocracia era incluso más farragosa de lo que yo creía.

—¿Qué porcentaje de lo prometido espera cumplir entonces hasta que termine el mandato?

—Bueno, vamos a hacer cosas muy importantes. Se van a ver cosas muy importantes, que en la ciudad llevaban muchos años sin hacer. Muchísimas cosas importantes se van a ver.

—¿Hay algo de lo que se arrepienta?

—Por supuesto, una persona que se mete en cualquier empresa, comete cantidad de errores y si vuelve a atrás cambiaría cantidad de cosas. Y en política está mal visto el error y la rectificación. Si te das cuenta de que por ahí vas mal, está mal visto rectificar.