Dositeo Rodríguez, el político discreto que movía los hilos de la Administración Fraga

El exconselleiro de Presidencia, uno de los arquitectos del fraguismo, falleció a causa del coronavirus tras ir con su esposa a Lloret de Mar en un viaje del Imserso


santiago / la voz

Era el hombre de la trastienda, el de confianza. El que se quedaba al mando en Galicia cuando Manuel Fraga rompía embargos internacionales y tensionaba la diplomacia para abrazar a Fidel Castro en Cuba (1991), rendir visita a Irán (1996) o entrar en la jaima de Gadafi en Libia (1998). Dositeo Rodríguez no solo fue conselleiro de Presidencia de la Xunta entre 1990 y 1999, sino uno de los principales ingenieros de lo que se ha dado en llamar fraguismo, el que aseguraba el funcionamiento interno de la maquinaria.

Fue un político discreto, retirado de los focos para redactar sus memorias, y al que se le torció la vida a los 84 años en un reciente viaje del Imserso a Lloret de Mar, en la costa catalana, donde se contagió de coronavirus. Tras permanecer dos días en la UCI, este viernes se convirtió en la víctima mortal número 46 que deja la pandemia en Galicia.

Dositeo Rodríguez Rodríguez nació en 1935 en San Clodio, en el municipio lucense de Ribas de Sil, donde su padre ejercía como ferroviario y jefe de estación. La familia pronto levantó el vuelo hacia Lugo, y allí abriendo un restaurante, La Barra, del cual el propio Rodríguez se hizo cargo cuando faltaron sus padres.

Esa faceta no impidió que fuera un buen estudiante. Se licenció en Derecho, ejerció como profesor mercantil y, más tarde, se convirtió en interventor de la Administración del Estado. También fue censor jurado de Cuentas e ingresó como número uno de su promoción en el Cuerpo de Inspectores de Finanzas del Estado. En su vasta trayectoria desempeñó, entre otros, el puesto de interventor adjunto del Ministerio de Sanidad, estuvo adscrito al cuerpo técnico del Ministerio de Hacienda y fue interventor general de la Xunta.

Estuvo al frente de la gerencia del colegio universitario de Lugo, posición desde la cual negoció su traspaso a la Universidade de Santiago de Compostela (USC) bajo el mandato del rector José María Suárez Núñez. Fue así como Dositeo Rodríguez, en 1979, se lio la manta a la cabeza y se mudó con su mujer y sus cuatro hijos a la capital gallega para convertirse en gerente de la USC. A partir de ahí cuando se hizo compostelano de vocación y soltó aquello de «mi destino es Boisaca», como le confesó hace unos años al periodista Xosé Manuel Cambeiro, en alusión al cementerio municipal de Santiago.

Desembarco de Fraga

Efectivamente, tras residir en Oviedo y Lugo, soltó el ancla en Santiago. Sus primeros pinitos en la política los hizo en la UCD, pero tras el la descomposición del partido centrista evolucionó hacia la AP de Fraga y se puso al frente de la Fundación Alfredo Brañas, el brazo intelectual de los aliancistas gallegos, para preparar en 1989 el desembarco del patrón de Vilalba en Galicia.

Fraga lo convirtió en contramaestre de su Gobierno, como conselleiro de Presidencia e Administración Pública, y fue quien más tuvo que aguantar el temperamento del presidente cuando algo no era posible. En 1999, fue enviado como candidato a la Alcaldía de Santiago. No lo logró, pero colaboró con el socialista Sánchez Bugallo desde la sombra en beneficio de la ciudad.

Una imputación en la Fundación Cela empañó el final de su carrera. Fue absuelto en enero pasado. Eso le permitió caminar con la cabeza erguida y culminar las memorias que su familia publicará a título póstumo.

Dositeo Rodríguez: «Estou convencido de que na Fundación Cela se actuou legalmente»

La Voz

Tras declarar ante la jueza de Padrón, el exconselleiro ha insistido en que pedirá el sobreseimiento de la causa y que dimitirá en caso de que la jueza lo desestime

El exconselleiro Dositeo Rodríguez ha tratado de justificar esta mañana ante la jueza de Padrón su actuación durante la etapa en la que fue patrono de la Fundación Camilo José Cela. Su implicación en el caso vendría dada por su presunta vinculación con el despido del que era director-gerente de la misma, Tomás Cavanna Benet, un cese que la jueza entiende que fue «simulado» pero que él ha defendido esta mañana como «legal». A Rodríguez se le imputa por un delito de malversación de fondos públicos.

El que fuera titular de Presidencia en la era Fraga, ha llegado a los juzgados de Padrón pasadas las 11.00 horas con un maletín en el que, según aclaró, llevaba «toda la documentación que demostraba su inocencia». Dositeo Rodríguez, que ha declarado durante menos de una hora, también se ha parado ante los medios a la salida de los juzgados para reafirmar su creencia de «que la situación ha quedado totalmente aclarada».  

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Dositeo Rodríguez, el político discreto que movía los hilos de la Administración Fraga