Dositeo Rodríguez, el político discreto que movía los hilos de la Administración Fraga

Domingos Sampedro
domingos sampedro SANTIAGO / LA VOZ

GALICIA

monica ferreirós

El exconselleiro de Presidencia, uno de los arquitectos del fraguismo, falleció a causa del coronavirus tras ir con su esposa a Lloret de Mar en un viaje del Imserso

27 mar 2020 . Actualizado a las 22:44 h.

Era el hombre de la trastienda, el de confianza. El que se quedaba al mando en Galicia cuando Manuel Fraga rompía embargos internacionales y tensionaba la diplomacia para abrazar a Fidel Castro en Cuba (1991), rendir visita a Irán (1996) o entrar en la jaima de Gadafi en Libia (1998). Dositeo Rodríguez no solo fue conselleiro de Presidencia de la Xunta entre 1990 y 1999, sino uno de los principales ingenieros de lo que se ha dado en llamar fraguismo, el que aseguraba el funcionamiento interno de la maquinaria.

Fue un político discreto, retirado de los focos para redactar sus memorias, y al que se le torció la vida a los 84 años en un reciente viaje del Imserso a Lloret de Mar, en la costa catalana, donde se contagió de coronavirus. Tras permanecer dos días en la UCI, este viernes se convirtió en la víctima mortal número 46 que deja la pandemia en Galicia.

Dositeo Rodríguez Rodríguez nació en 1935 en San Clodio, en el municipio lucense de Ribas de Sil, donde su padre ejercía como ferroviario y jefe de estación. La familia pronto levantó el vuelo hacia Lugo, y allí abriendo un restaurante, La Barra, del cual el propio Rodríguez se hizo cargo cuando faltaron sus padres.