Propiedades de Patoco y Marcial Dorado tasadas en 2,3 millones salen a subasta tras años embargadas por narcotráfico

Sanxenxo es el ayuntamiento de España que más propiedades aporta a esta puja de 40 inmuebles a la vez que vuelve a situarse como una referencia para el lavado de dinero de la coca

Manuel Abal Feijoo fue conocido como Patoquiño, primero, y como Patoco, después
Manuel Abal Feijoo fue conocido como Patoquiño, primero, y como Patoco, después

Vigo

Nueva subasta de propiedades requisadas y embargadas a narcotraficantes de toda España. La puja, organizada por el Plan Nacional sobre Drogas, incluye 40 bienes e inmuebles repartidos por todo el litoral. Ya sea al este, oeste, norte o sur del país, incluso en las Islas Canarias. La subasta, prevista para este miércoles por la mañana en un hotel de Madrid, evidencia nuevamente el relevante papel de Galicia en el tablero patrio del lavado de dinero negro. Basta decir que el 40 % de la puja se concentran en la provincia de Pontevedra, concretamente 18 propiedades (Sanxenxo, 8; Vigo, 6; A Illa de Arousa, Gondomar, Ribadumia y Cambados).

Muchas de ellas pertenecieron al narcotraficante Manuel Abal Feijoo, Patoco, ya fallecido. También figuran otras de Marcial Dorado o de Juan Carlos González, el Culebras. En el caso de Patoco, el que fue su patrimonio lleva una década en desuso a la espera de caer en manos nuevas que frenen su deterioro. Andalucía, con 12 inmuebles, es la segunda comunidad autónoma que más aporta a la cita de hoy, principalmente Málaga (5) y Huelva (6).

El inmueble gallego de mayor valor está en la calle García Barbón de Vigo. Un bajo ocupado por la franquicia de una pizzería, con reparto a domicilio, que tiene contrato de alquiler vigente hasta el 2026 y una tasación de 601.000 euros. Muy cerca, en Gondomar, destaca un chalé con piscina, en un terreno de 625 metros cuadrados, que se venderá por 124.350 euros.

El grueso de la subasta ligada a Galicia se concentra en la capital turística de las Rías Baixas, Sanxenxo: la discoteca Pirámide (122.000 euros), un piso con trastero y dos plazas de garaje (99.800), un sótano (17.100), una vivienda en una urbanización (131.000), otra plaza de aparcamiento en otro edificio (22.900) y otro piso, también con plaza de garaje y dos sótanos, por 73.000 euros, son los inmuebles. Ya en Portonovo, por 396.000 euros, se oferta el edificio de cinco plantas que da cabida a un hostal con vistas al mar.

Y es que Sanxenxo es el ayuntamiento de España que más propiedades aporta a la puja de hoy, lo que no hace más que evidenciar una realidad que, hace tiempo, se viene constatando en diferentes sentencias judiciales por blanqueo de capitales procedentes del narcotráfico. Sobre todo desde que la villa vivió su último bum urbanístico a principios de siglo y coincidiendo con la construcción del actual club náutico y puerto deportivo, inaugurado en el 2005.

Fincas rústicas a la espera de ser urbanas, urbanas a la espera de tener licencia de construcción, bajos comerciales, pisos, garajes, casas, edificios, discotecas... cualquier propiedad valía, o vale, para clarear dinero de la droga.

Además de la fortuna invertida por Patoco, que implica el mayor capital requisado a un narco da terra hasta la fecha, la última sentencia condenatoria contra Sito Miñanco no hizo más que poner sobre la mesa esta realidad. El fallo judicial (no es firme) contra Miñanco arrastró también a su hija mayor, exmujer, excuñada y un exsocio. Pero también implicó la orden de embargo de la inmobiliaria familiar, San Saturnino S.L., con propiedades valoradas en más de diez millones de euros que, de ratificar el Tribunal Supremo la sentencia de la Audiencia Provincial de Pontevedra, pasarán también a otras manos, más limpias, por mediación del Estado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Propiedades de Patoco y Marcial Dorado tasadas en 2,3 millones salen a subasta tras años embargadas por narcotráfico