«A velutina é feroz: acaba con todo e non afecta só ás abellas»

Apicultores gallegos se concentran en Ourense para pedir mayor implicación de la Xunta contra la plaga


ourense / la voz

Numerosos apicultores gallegos se concentraron ayer en Ourense para reclamar que la Xunta atienda los problemas que supone la avispa velutina para su sector. La provincia ourensana es uno de los últimos territorios de Galicia colonizados por el insecto asiático, además de ser el lugar donde hay mayor número de profesionales apícolas, con lo que el impacto puede ser mucho más grave.

«Trátase dunha praga realmente feroz, que acaba con todo, e que afecta non só ás abellas, senón ao medio ambiente, á biodiversidade e tamén á produción de alimentos», explica Suso Asorey, portavoz de la Asociación Galega de Apicultura (AGA).

Financiación específica

Buscando solucionar los problemas que ocasionan las velutinas, desde el sector apícola reclaman una serie de objetivos concretos: una línea de financiación específica que incluya herramientas para el trampeo; la creación de una comisión de seguimiento en la que estén incluidos los propios apicultores y que facilite la comunicación entre los diferentes agentes implicados; y el establecimiento de protocolos de actuación unificados. «Nós reivindicamos que a Xunta ten que ser activa, que realice un plan de investigación cun presuposto e unha comisión de seguimento na que os apicultores tamén participemos», afirma Asorey.

También solicitan que se ponga especial interés en la investigación, tanto para la prevención de la aparición de la velutina como de cara a los posibles métodos para eliminarla. «Queremos coñecer as distintas posibilidades que hai; nós non somos expertos, só observamos cousas, e a través da investigación é a forma máis adecuada de confirmar o que pensamos e de mellorar os métodos utilizados. Os investigadores non poden traballar por meses, como ata agora, porque non lles dá tempo de ditaminar nada seguro», añade el portavoz de AGA.

La previsión es que la presencia de velutinas este verano sea muy elevada debido a las cálidas temperaturas que experimenta Galicia desde hace semanas, de ahí que se haga imprescindible prestar especial atención al trampeo en primavera. José Pérez, de la empresa Pigamel, cuenta que durante el verano pasado perdió 140 de sus colmenas por culpa de las asiáticas. «No tenemos medios para luchar contra ellas, cada arpa eléctrica -instrumento empleado para la eliminación de velutinas- cuesta 85 euros y cubre cinco colmenas. En mi caso la Xunta nos ha proporcionado 14 arpas y ya sobrepasamos las 400 colmenas. No es suficiente y es necesario tomar medidas», explica el apicultor ourensano.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

«A velutina é feroz: acaba con todo e non afecta só ás abellas»