César Lombera, escultor: «Xubilarme? Nin podo nin quero»

Debe parte de su fama a las Marías de Santiago y ellas, a su vez, le deben parte de su popularidad. Ha esculpido a grandes como Castelao y Valle-Inclán, pero todavía hay muchos personajes a los que le gustaría inmortalizar

Lombera posa junto a su escultura de las hermanas Fandiño que restauró el año pasado
Lombera posa junto a su escultura de las hermanas Fandiño que restauró el año pasado

César Lombera nació en Baracaldo en 1953, pero se siente gallego. «Vin para Galicia con once anos e a día de hoxe non cambio por nada a miña casa en Catoira. Dende ela vexo toda a ría de Arousa, un luxo!», explica el escultor que en 1994 hizo pasear de nuevo a las hermanas Fandiño, más conocidas como las Marías, por la Alameda de Compostela. «Levoume nove anos convencer ao Concello para poñelas», cuenta. Hoy se trata de una escultura emblemática que ha contribuido a divulgar la dura historia de represión que sufrieron estas dos hermanas durante el franquismo.

A cambio, ellas han convertido a César en el conocido autor de las Marías y le reportan algunos ingresos en forma de piezas de artesanía como, por ejemplo, la miniatura que el propio artista luce en la solapa. Aunque no todo es positivo. La popularidad de las Fandiño ha eclipsado en ocasiones el resto de la obra pública de Lombera. Es el caso del Valle-Inclán que, a pocos metros de las hermanas, contempla la catedral de Santiago sentado en un banco. O el del conjunto que inauguró en Pontevedra en el 2006 y que recrea una tertulia de intelectuales del Café Moderno. Castelao, Bóveda, Cabanillas o Paz Andrade son algunos de los conversadores. Y es que pocos como este vasco han sabido inmortalizar a la intelectualidad gallega. «Interésame a cultura en xeral, e a galega en particular. Teño proxectos para varios personaxes. Gustaríame facer unha escultura de Torrente Ballester, ao que puiden coñecer en persoa, ou de Roberto Vidal Bolaño, do que fun compañeiro de traballo. Tamén teño un proxecto para Isaac Díaz Pardo, que me parece un home fundamental da cultura de Galicia». Son muchos los nombres que guarda en su cartera pero advierte: «Non faría a calquera personaxe, ten que ser alguén que me interese. Rara vez fixen cousas por encargo, sempre escollo eu».

Mientras intenta convencer a las autoridades para poner en marcha alguno de esos proyectos escultóricos, ya prepara una exposición que podría ver la luz el año próximo. Un proyecto distinto en el que trabajará con ensamblajes de madera, un material nuevo para él que le apetece mucho abordar.

En octubre cumplirá los 66 pero la jubilación no entra en los planes de este artista. «Xubilarme? Nin quero nin podo, porque só me dou de alta cando teño algún choio e non me dá a cotización. Ademais sería absurdo, mentres poida seguirei traballando, é a miña vida; non me vou dedicar a contemplar as estrelas!», dice vehemente. Las estrellas que él añora son las de mar, ahora que la edad y el fumar le han alejado del buceo submarino que practicó durante años. «Ás veces aínda soño co colorido dos fondos. O mar é a miña paixón».

Lombera en su taller de Catoira junto a una de las estatuas de Valle-Inclán que ha realizado
Lombera en su taller de Catoira junto a una de las estatuas de Valle-Inclán que ha realizado

Fui

Autor de las Marías de Compostela, artista parateatral y creador de gigantes y cabezudos

César Lombera restaurando la estatua de las Marías en mayo del 2018
César Lombera restaurando la estatua de las Marías en mayo del 2018

Soy

Escultor con muy pocas ganas de jubilarme

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

César Lombera, escultor: «Xubilarme? Nin podo nin quero»