El tren parte en dos el corazón de Narón

El cierre de los pasos afecta a medio millar de vecinos: «Esto es un muro de Berlín»

El tren parte en dos el corazón de Narón Los vecinos, medio millar de afectados, aseguran: Esto parece un muro de Berlín»

NARÓN / LA VOZ

Hábitos diarios como comprar una barra de pan o ir a por medicamentos a la farmacia se han convertido en una odisea para un buen número de vecinos del centro de Narón. ¿El motivo? La vía del tren vallada, que ocupa medio kilómetro. Y esto siempre fue así, pero lo que cambió hace unas semanas fue que el ADIF decidió cerrar los pasos peatonales que, aunque prohibían el tránsito de viandantes, eran la única forma de no dar un gran rodeo. «Es más peligroso ahora que cuando estaba abierto el paso», aseguran los afectados, que ahora cuentan con tres alternativas: ir a un extremo y usar el puente de la carretera principal; ir hacia el otro y utilizar un puente solo para los coches en el que apenas cabe un vehículo; o pasar por debajo de un segmento en el que hay barandilla, con el riesgo de caminar unos metros al lado de la vía para cruzar por ella.

Por todo ello, el 27 de noviembre entregaron 519 firmas «polo peche da vía do tren» en el Concello, con el fin de que se coloque un paso subterráneo -esta es la opción más posible- o uno elevado en la calle Álvaro Paradela, la perpendicular a la vía que quedó partida en dos. «Aquí vive mucha gente mayor y ese es el principal problema, porque es una vuelta muy larga para ellos. Claro que está mejor vallada, pero siempre que pongan una alternativa», expresa María Vilela, que cree que los han dejado encerrados «como a los animales».

Mientras, Belén López señala hacia el otro lado y dice que «la farmacia esta ahí al lado». «Antes iba a por un paquete de pañales y llegaba en un periquete. Ahora no puedo dejar a la persona que cuido en casa y dependo de que se quede alguien», explica. El rodeo es de casi un kilómetro y afecta mucho también a los estudiantes de los institutos que están en la parte de arriba, donde hay asimismo un supermercado. Los jóvenes eran también usuarios de los pasos prohibidos y ahora cada uno se ha tenido que buscar una alternativa, desde apuntarse al bus escolar hasta atravesar un prado. «Como non aprendamos a voar, non sei como imos facer. Os de fóra pódeno ver como unha parvada, pero para os de aquí é un cambio enorme», opina Verónica Pereira, una vecina. Otra, Carmen Calvo, recuerda cuando se colocó la vía hace sesenta años. «Siempre hubo paso y nunca ocurrió nada, solo uno que se tiró delante del tren. Ahora quedamos totalmente incomunicados», asegura.

Abre y cierra constante

Desde que el ADIF cerró los tres pasos que existían en esta zona -el de Álvaro Paradela era el que más se usaba-, los vecinos abrieron la valla en más de una ocasión. Y el ente ferroviario la cerró las mismas veces. «Suelen venir dos personas y uno de ellos le faltó el respeto a un señor mayor», asegura un vecino, lo que deja ver la tensión que se vive en los momentos en los que los operarios recolocan los alambres. «Habrá que arrancarlos de nuevo, ya lo hice tres veces. Lo hago por esta gente mayor, a nosotros no nos cuesta dar la vuelta, pero a ellos sí», comenta un joven. Además, critican que la alternativa tenga una parte de camino lleno de fango. Mientras, Roi Villanueva dice que cuando adquirió su piso en el 2010 le aseguraron que se iba a hacer un acceso peatonal.

Sobre esto, desde el ADIF explican que se trataba de «pasos viciosos, con riesgo para las personas, sobre todo mayores», por lo que decidieron cerrarlos ocho años después de dejarlos abiertos al vallar la vía. «Es el Concello el que tiene que dar solución al problema, ya tiene otros pasos superiores e inferiores de su titularidad cerca de allí», añaden. Mientras, el Ayuntamiento aclara que se enteró «a posteriori» del cierre, aunque sí avisaron al ADIF de alguna de las siguientes reaperturas a través de un informe policial. El paso subterráneo es el único que ven viable. «Esto es un muro de Berlín», concluye Celestino Lorenzo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Tags
Comentarios

El tren parte en dos el corazón de Narón