La tardanza de la Tarxeta Benvida de la Xunta desespera a los padres

Las familias se quejan de que el dinero llega cuando ya tienen pagadas cosas costosas, como las vacunas


pontevedra / la voz

«A axuda que dá a Xunta para os bebés, esa Tarxeta Benvida que nos parece marabilloso que dean, debería estar planificada de distinta maneira. Está chegando cando o bebé ten catro, cinco ou seis meses. Ninguén se dá conta de que os primeiros meses hai moitísimos gastos, de verdade non hai políticos que vexan que cando nace o teu fillo xa tiveches que mercar carriño, berce e demais ou que nos primeiros meses hai vacinas que non entran pola Seguridade Social?». Esas preguntas se las hacían ayer un grupo de madres en Vilagarcía. Pero en realidad son exactamente los mismos interrogantes y es la misma desesperación que muestran todos los días muchos padres en un grupo que hay en Facebook y que se ha convertido en el gran paño de lágrimas de las familias que esperan la Tarxeta Benvida. El grupo tiene 2.475 miembros.

¿Qué es la Tarxeta Benvida y qué ocurre con ella? Se trata de una ayuda de 1.200 euros anuales (o 100 mensuales) para gastos de primera necesidad del niño en su primer año de vida. A determinadas familias, por cuestión de renta, se les amplía la cuantía hasta los tres años. A los progenitores les entregan una tarjeta con el saldo y los pueden gastar, en Galicia, en la compra de leche y alimentos infantiles, pañales, ropa, cunas, artículos de paseo y viaje, productos de higiene infantil o farmacéuticos. No valen todas las tiendas, solo farmacias, parafarmacias, supermercados, establecimientos de alimentación y locales de puericultura o especializados en artículos infantiles. La tarjeta caduca al año de nacer el niño, salvo las que se amplían.

Buena parte de los padres, al menos los consultados por este periódico, tienen claro el fin que le darían a ese dinero: las vacunas que no cubre la Seguridad Social. Pero a muchos les llega la hora de ponérselas a sus bebés antes de tener la tarjeta. Lo contaban ayer Vanesa y Sandra, dos mamás vilagarcianas cuyos retoños nacieron en mayo y aún están a la espera de la ayuda: «É unha mágoa, porque agora, co neno xa con cinco meses, paguei varias vacinas. E ademais como é o segundo hai moitas cousas que xa non compro. Viríame moito mellor a axuda estes primeiros meses que agora 1.200 euros de golpe», explica Vanesa. A su lado, Sandra, Lucía y Avelina asienten con la cabeza. Opinan igual. «No meu caso, eu dou peito, non vou mercar leite. Entón os cartos viríanme moi ben para vacinas ou para cueiros..., pero os cueiros lévaos usando dende o primeiro día. Debería haber máis previsión», señala. Luego sacan a relucir otro de los asuntos que generan decenas de comentarios en el grupo de padres de Facebook. Dicen que en el teléfono habilitado para resolver dudas «non soe collelo ninguén» y que en el correo electrónico autonómico al que hay que escribir «tardan en contestar e fano de forma moi breve».

En este panorama de enfado, muchos padres destacan la labor de algunas farmacias: algunas devuelven el dinero pagado por una vacuna cuando llega la Tarxeta Benvida y lo pueden descontar de ahí. Otras boticas incluso fían a la familia hasta que hace el pago con el dinero de la Administración autonómica.

La Xunta achaca los entre cuatro y seis meses de media de espera al procedimiento

 

Para la Consellería de Política Social, no hay ningún retraso en la llegada de la Tarxeta Benvida, sino que se trata del procedimiento normal, recogido en la propia normativa de la ayuda. Desde este departamento señalaron lo siguiente: «A Tarxeta Benvida está a chegar ás familias beneficiarias nun prazo aproximado de catro meses, tal e como se establece na orde reguladora das bases de concesión desta axuda, na que se dispón que a resolución recaerá nun prazo de catro meses a contar desde que a solicitude tivo entrada no departamento encargado de resolver». Por tanto, teniendo en cuenta que las familias tienen dos meses a partir del nacimiento del niño para pedirla, la entrega de la misma se puede retrasar hasta que el retoño cumpla los seis meses.

Dice la consellería que en ese período no solo resuelve la concesión de la subvención, sino que «se inclúe o tempo necesario para enviar a documentación que se require cando os expedientes están incompletos». Y que los papeles no les llegan correctamente en el 70 % de los casos.

La Xunta también se refiere a otro tema que genera numerosas quejas de los progenitores: las fórmulas de pago. Con los nacidos en el 2018 no hay demasiado lío, porque se paga en una o dos tantas. Pero los nacidos en el 2017 cobran por mes y el día de ingreso nunca es el mismo, así que llueven las quejas. La propia consellería dice: «Con carácter xeral, o pago realízase arredor da terceira semana do mes».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

La tardanza de la Tarxeta Benvida de la Xunta desespera a los padres