«Llegamos de primeros y nos dieron una comida gratis»

La Oficina de Atención al Peregrino invita a ese menú a los diez primeros que llegan cada día a Santiago


Redacción

En un lateral del Hostal de los Reyes Católicos, bajando hacia Huertas, está el restaurante Enxebre. Un cartel anuncia un menú do Camiño especial para el peregrino por 18,5 euros que incluye cremas de verduras o pescado. Pero algunos comen allí gratis. En la Edad Media, este edificio noble era un hospital y hasta hoy perdura la tradición de dar la bienvenida con una comida a quienes muestren su compostela. La Oficina de Atención al Peregrino invita a ese menú a los diez primeros que llegan cada día a Santiago. Fue el caso de los zaragozanos Fernández Márquez y Fernando Mambrona. Hicieron el Camino Primitivo en medio de la borrasca Hugo, el sendero se inundó y se metieron a ciegas por un vial hasta Palas de Rei. «Nos cobijamos en una parada de bus en medio del monte», dice uno. Otro día, anduvieron 37 kilómetros hasta el Monte do Gozo. «Llegamos de los primeros a Santiago a poner el sello y pedir la compostela y nos dijeron que nos daban una comida gratis de 12.50 a 13.50 horas», afirma. Muestran en su móvil fotos de las viandas. Siguen camino a Fisterra, fin del mundo.

 MOCHILAS Y SUVENIRES

En San Marcos, el guía Álex Porras preguntó si La Voz halló lo que buscaba en el Camino. La respuesta: «Contamos lo que hay». Cumplida la misión, solo resta recoger la mochila y comprar un recuerdo. Otero Bike Park tiene una consigna de equipajes de peregrinos en la fuente de Os Concheiros, donde lavan y envían bicis y paquetes. El albergue The Last Stamp recoge mochilas transportadas por taxis desde Pedrouzo pero cobra comisión si no son clientes. Cerca de la plaza de Galicia, la dependienta de una pastelería vende una tarta de Santiago: «Si está nublado, la gente viene».

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Votación
1 votos
Comentarios

«Llegamos de primeros y nos dieron una comida gratis»