Beatriz Mato: «Me ralla mucho el postureo»

La conselleira de Medio Ambiente e Ordenación do Territorio habla por los codos, pero se pasa bien con ella


Me cito con Beatriz Mato (Baracaldo, 1965) en una cafetería de A Coruña a la hora del aperitivo (agua sin gas y la tapa ni mirarla) y me la encuentro con la batería a tope. Energética y divertida, es fácil quedar enredado por la conversación. Sobre todo cuando se baja del discurso político. La conselleira habla por los codos, pero se pasa bien con ella.

-Nació un 25 de diciembre.

-Sí, con Jesucristo.

-Es una faena cumplir años en Navidad. Hay menos regalos.

-Pues sí. Al principio eran dos regalos, pero cuando me explicaron lo de los Reyes Magos ya me dijeron: «Pues mira, si no te importa, te hacemos uno solo y que sea un poco mejor». Y con uno me quedé.

-¿Se acuerda de quién le explicó lo de los Reyes Magos?

-Sí, perfectamente. La peluquera de mi madre.

-Eso de Baracaldo, ¿es una historia de emigración?

-Sí, soy hija de emigrantes, de un obrero que se fue a trabajar a Altos Hornos de Vizcaya. Nuestra vida era en Baracaldo pero cada vez que había una posibilidad de escaparse veníamos en autobús, que eran horas y horas de viaje. Mi padre no habló castellano jamás y vivió 35 años en el País Vasco. Los vecinos pensaban que era muy tímido, ja, ja.

-¿Cuándo vino a Galicia?

-Cuando terminé la carrera. Me enamoré primero de A Coruña y después del que ahora es mi marido. Cuando ya veníamos con coche, entrábamos por los Castros y me gustaba tanto aquel olor... con 11 o 12 años ya les decía a mis padres: «Yo me quiero quedar a vivir aquí». A los 14 años me enamoré de mi marido que, por cierto sigo con él o, mejor dicho, sigue él conmigo.

-Esos amores de los 14 años...

-Cometió el error de besarme. Me besó y ya le puse el clavel en el ojal. No sabía bien lo que estaba haciendo. Era el beso de despedida del verano. Me lo dio al mediodía y yo llegué a casa y en vez cortar el filete, cortaba las patatas, ja, ja.

-¿Cómo era de pequeña?

-Pues un poco como ahora: con muchísima energía, muchísima inquietud y una gran capacidad para meterme en todos los jardines. Me ponían un trapo rojo y entraba enseguida. Y era responsable lo justo para cumplir con lo que decía mi madre; porque en mi casa no había opción a suspender. Así que era una estudiante normalita. Solo sacaba sobresalientes en gimnasia.

-¿Nunca la echaron de clase?

-No, nunca. Pero me sentaron junto a la profesora muchas veces. Porque no paraba de hablar.

-Nueve años de conselleira y probablemente se lance a la carrera municipal. ¿Echará de menos la consellería o todo es gestión y da igual?

-No, no da igual. Y yo creo que no hay que hacer experimentos, sobre todo con lo público. Trabajar nueve años para el servicio público es algo que me complementa para intentar llegar a la alcaldía de A Coruña. Sería bueno que en esa alcaldía hubiera alguien que pudiera mostrar experiencia de gestión. Eso junto con la ilusión y el amor que tengo por esta ciudad.

-¿Cuantos cubos de residuos tiene en casa?

-Vidrio; papel cartón y plástico y orgánico. Y me porto bien, ¿eh? Incluso a veces riño a mi madre cuando no se porta bien. Me tira el yogur de plástico en el orgánico.

-¿Qué le gusta hacer cuando no trabaja?

-Estar con mi familia y con mis amigos. Y hacer deporte, pero más que cuando no trabajo es cuando no duermo. Corro y hago spinning. Hace unos meses descubrí el bikram yoga, que es yoga en una habitación a 40 grados. Ahí se te va todo. Hasta las ideas.

-¿Le gusta bailar?

-Muchísimo. Es más, cuando vengo de correr, me pongo música y bailo en la ducha: No canto, bailo, para gran disgusto de mi marido, que se despierta muy lentamente.

-Pues elija una pareja de baile: Albert Rivera, Lucas Pérez, Iván Ferreiro o Xosé Antonio Touriñán.

-Touriñán, Touriñán. Ahí me toca la fibra sensible.

-Diga algo que le repugne.

-La hipocresía. Me ralla mucho el postureo.

-Cocinar ¿qué tal?

-Muy mal. Cero. Mi madre me dijo que tenía que ser independiente, que nunca dependiera de los hombres, que hombres buenos solo había uno y lo había cogido ella. Pero nunca me metió en la cocina.

-¿Se salvará el Dépor?

-[Levanta las manos con los dedos cruzados] Por el Dépor y por la ciudad.

-¿Tatuajes?

-Ninguno. No me gustan las cosas irreversibles.

-Defínase en pocas palabras.

-Muy enérgica, muy testaruda, muy curranta y con mucha fuerza de voluntad.

-¿Contaría un chiste?

-Prefiero no exhibirme en lo que soy mala.

-Pues diga una canción.

-La chica de ayer, de Nacha Pop.

-Lo más importante en la vida.

-La familia. Sin pilares, lo demás es etéreo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
37 votos
Comentarios

Beatriz Mato: «Me ralla mucho el postureo»