El promotor del edificio okupado en A Coruña: «Necesito que se marchen para poder recuperar lo invertido en el edificio»

El propietario ya ha interpuesto una denuncia para tratar de recobrar unos pisos que no se llegaron a estrenar


A Coruña / La Voz

Un edificio de cinco plantas y ocho viviendas unifamiliares. Sus acabados y los materiales visibles en la fachada -con apenas desgaste por el paso del tiempo- denotan que es de reciente construcción. No es, para nada, el prototipo de inmueble ocupado en las urbes gallegas. Normalmente se busca un edificio antiguo o en mal estado cuyos dueños no están, ni se les espera. Sin embargo, el objetivo de la promotora que gestionaba estos pisos era, cómo no, venderlos. La crisis lo impidió en su momento y, cuando se dieron cuenta, ya tenían otro tipo de inquilinos.

«En su momento no se consiguió vender ninguna vivienda porque estaba el mercado muy mal y nadie compraba», afirma el promotor. El inmueble estaba finalizado «al 95 %», solo faltaban por terminar el bajo y la entreplanta, «que forman un solo piso».

Fue, en ese momento de incertidumbre ante la falta de compradores, cuando entraron a robar en el edificio, durante el verano pasado. «Eran profesionales. Se darían cuenta de que podía haber cosas de valor y entraron. Robaron todo aquello que les valía. Las viviendas quedaron prácticamente desmanteladas», señala el promotor sobre el suceso que condicionó la actual situación del bloque.

A raíz de estos hechos, la empresa no pudo asumir por el momento la reposición de los materiales sustraídos, por lo que el edificio quedó a la espera. En marzo de este año, ante el desamparo y el deterioro de la puerta principal del bloque situado en el número 5 de la calle Paz, en el barrio coruñés de Os Mallos, un grupo de okupas decidió apropiarse de él.

El allanamiento fue tranquilo. Los vecinos tardaron unos días en percatarse de la presencia de estas personas, que desde entonces no han causado «graves problemas», salvo por la presencia masiva de perros en la finca, que «genera olores», según residentes en la zona.

Ahora, la promotora espera encontrar una solución para tratar de amortizar parte de las pérdidas ocasionadas por el robo y la inactividad económica del inmueble. «Necesito que se marchen los okupas primero, para, así, poder recuperar lo invertido en el edificio», lamenta el promotor, desanimado ante una situación que se puede alargar durante meses.

Viviendas «inhabitables»

Tal y como ha asegurado el constructor de los pisos ocupados en la calle Paz, «las viviendas no están para habitar», debido a las numerosas deficiencias que provocó el robo previo en las instalaciones. Tampoco sabe cómo han podido conseguir los okupas servicios como el agua o la luz. «Cuando robaron se llevaron hasta los grifos de los baños», dice el hombre.

Por otro lado, confirma que el edificio cuenta con un ascensor, pero cree que, pese a haber luz, este no puede ser usado. En todo caso, sería «peligroso» que se encontrase en funcionamiento.

El propietario ya denunció en su momento los hechos y se encuentra esperando un dictamen judicial en firme que le permita librarse de los okupas. «Todavía no sé si los echarán. La verdad es que es en una situación complicada», lamenta el promotor, desesperanzado ante la falta de novedades en el caso.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

El promotor del edificio okupado en A Coruña: «Necesito que se marchen para poder recuperar lo invertido en el edificio»