En Marea-Podemos, la trituradora del resto de la oposición

Domingos Sampedro
domingos sampedro SANTIAGO / LA VOZ

GALICIA

BENITO ORDOÑEZ

El grupo liderado por Iglesias convierte la moción de censura en un arma para ocupar el espacio del PSOE

30 abr 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

En Marea unió su destino al de Podemos en el derrotero que pueda tomar la moción de censura anunciada por Pablo Iglesias con el propósito no confeso de desgastar al resto de la oposición, porque sabido es que al PP de Rajoy no podrá desbancarlo. En esto, el grupo confederal actuó como un monolito. Luís Villares, líder de En Marea, se escudó en el hartazgo ciudadano con la corrupción para plegarse a la estrategia concebida desde Podemos con el fin de recuperar la iniciativa e intentar de nuevo ocupar el espacio político del PSOE, aprovechando que este partido está viviendo su momento más delicado.

Si algo enseña la política gallega es que las mociones de censura se sabe como empiezan, pero también los riesgos que pueden entrañar. En 1987 triunfó una que convirtió a Laxe en presidente de la Xunta, pero porque Ceferino Díaz cocinó previamente los apoyos necesarios, un paso indispensable que se saltó Podemos.

Xosé Manuel Beiras promovió otra al frente del BNG, en el año 2001, con el único afán de reprobar a Fraga por la crisis de las «vacas locas». No logró el apoyo de nadie y expuso a los nacionalistas a un desgaste innecesario que, a partir de entonces, empezaron a pagarlo en las urnas, hasta el punto de que el propio Beiras fue relevado al año siguiente como líder del Bloque. Todavía hubo dos mociones de censura más a nivel gallego, promovidas al alimón por Touriño y Beiras tras el naufragio del Prestige, que contribuyeron a abrir grietas en la mayoría del PPdeG.