Toda Galicia sufre ya los efectos de 20 días sin lluvia tras un invierno seco

Primeros problema de suministro de agua en Maceda y crisis en el campo por el forraje

La costa de Ferrol, teñida de negro tras los incendios El camino monte arriba es desolador. Y también ladera abajo. Porque el fuego sólo ha parado hasta encontrar el mar. Las cenizas han llegado hasta el límite de la playa. Los que viven aquí no recuerdan algo semejante
M. Rodríguez
REdacción / la Voz

La ausencia de lluvias comienza a hacer mella en el campo gallego y en las explotaciones ganaderas. Además, el ayuntamiento de Maceda envió llenar los depósitos para el abastecimiento de los pueblos de Barxelas, Lamelas y Castro de Escuadro, localidades ganaderas en las que se estaba detectando escasez de agua porque la ausencia de lluvia no ha permitido que explotasen los manantiales. El temor es que la situación empeore seriamente si no llueve.

Por su parte, el Sindicato Labrego Galego denuncia que ya existe una incidencia real en la recogida de forrajes, con mermas del 30 %, mientras que en las granjas extensivas los ganaderos hablan de un descenso del 40 % de los pastos y también del ensilado. Una denuncia que coincide con las de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos que advierte del «serio peligro» que corren los cultivos de regadío, forrajes y pastos.

Pero esta versión difiere de la ofrecida por la Xunta: «Podemos afirmar que, grazas ás choivas de febreiro e marzo, a primeira recollida da herba foi boa e o tempo seco de abril permitiu ensilala en condicións axeitadas. Non se recibiron queixas, nin hai constancia de mermas nas forraxes», explicó. En cuanto a los cultivos, aclara que «resulta prematuro facer unha valoración». Mientras que la secretaria general del Sindicato Labrego Galego, Isabel Vilalba, califica la situación de «moi preocupante»: «Vanse levar a cabo a plantación do millo, que servirá para alimentar o gando de todo o ano. Tamén a faba e o a pataca, sobre todo, en A Limia. Este cultivo depende do regadío e este da auga que leven os ríos», indicó tras afirmar que donde más se notan estos problemas es en el interior de la comunidad gallega.

Por otro lado, el Ministerio de Medio Ambiente inició el trámite para la declaración de sequía en la cuenca del Duero -a la que pertenece el ourensano río Támega- tras cuatro informes mensuales negativos y después de que la reserva de agua embalsada disminuyese en 36 puntos porcentuales con respecto al 2016.

Vigo, Pontevedra y Santiago, sin una gota de lluvia en lo que va de mes

Si se realiza una comparativa entre la lluvia acumulada en lo que va de mes en las principales ciudades gallegas y lo que cayó en el mismo período del año pasado. Las cifras hablan por sí solas y permite hacerse una idea de la poca lluvia que ha caído en este mes. El caso más llamativo se da en Pontevedra. En la estación que MeteoGalicia tiene en Campolongo no se ha registrado ni una gota de lluvia en todo abril, mientras que el año pasado a estas alturas ya se habían recogido casi 256 litros por metro cuadrado. En Santiago, sucede algo similar. La lluvia recogida en este mes es prácticamente insignificante, 0,4 litros por metro cuadrado, frente a los 185 del mismo período en el 2016. Y Vigo también recrea un escenario similar. En lo que va de abril se registraron 0,6 litros por metro cuadrado, frente a los 159 de los primeros veinte días de abril del año pasado. En Ourense tan solo se registró 1 litro de lluvia por metro cuadrado en todo el mes, mientras que en Lugo, 2. La ciudad gallega que más lluvia recogió fue Ferrol, con 7,8 litros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Toda Galicia sufre ya los efectos de 20 días sin lluvia tras un invierno seco