Las universidades, también a la espera para poder convocar al menos un centenar de plazas de profesor

La Xunta no puede autorizar la oferta pública de empleo si no lo hace antes el Gobierno central

J. C.
santiago / la voz

«O cen por cen de taxa de reposición é o peor dos escenarios». Lo dice Ana Graña, vicerrectora de Profesorado de la Universidade de Vigo. Sin embargo, ese 100 % es la única certeza a día de hoy para poder planificar la oferta de empleo de las universidades gallegas, también afectadas por la falta de aprobación de presupuestos generales. Es una cadena: si Madrid no le autoriza la oferta pública de empleo a la Xunta, la Xunta no se la autoriza a las universidades, que con esa certeza en la mano, prevén convocar un centenar de plazas de personal docente e investigador este curso.

Son las correspondientes a las 20 jubilaciones que se dieron en el 2016 en la Universidade de Vigo y las 28 bajas en la de A Coruña. La Universidade de Santiago, sometida a un plan de reequilibrio económico, solo tiene capacidad para cubrir el 65 % de las jubilaciones que se producen. En virtud de ese plan para sanear sus cuentas, ha hecho una planificación de contratación con horizonte 2020. Y los planes de este 2017 incluyen la convocatoria de 51 plazas, ocho de ellas nuevas.

Aunque la urgencia no es tanta como en el caso de las oposiciones de profesor de secundaria y maestro, que deben celebrarse en junio, la enseñanza superior también está expectante. La tasa de reposición les afecta, y esperan que la Conferencia de Rectores consiga que Hacienda -que ha anunciado su intención de permitir una convocatoria por encima del 100 % en educación, sanidad y justicia- les dé más manga ancha que el 100 % de las jubilaciones. «Se non se arranxa pronto a situación pode complicarse», dice Xosé Pereira, vicerrector de Comunicación de la USC, la única institución que ya tiene una propuesta de plazas que incluye las cátedras. Porque tanto A Coruña como Vigo están aún inmersas en un proceso de negociación que permita saber cuántas plazas son laborales y cuántas serán de funcionario. Estas últimas son la llave para los nuevos catedráticos. La ley establece que se podrán convocar tantas cátedras como plazas de funcionario. Si por ejemplo Vigo decide que una docena de plazas serán para titulares, se pueden sacar doce plazas. Con lo que habría un total de 32 plazas -las 20 de la tasa de reposición más las doce de catedrático-.

El presidente de la Xunta comparte con las universidades el ser partidario de superar el 100 % de la tasa. Lo dijo ayer en la rueda de prensa posterior al Consello de la Xunta, en la que se reconoció «partidario de que se incremente a oferta de emprego público», especialmente en el ámbito sanitario, «onde temos máis prazas vacantes», aunque el incremento será negociado con los agentes sociales.

Feijoo insiste

Feijoo dijo estar convencido de que habrá oposiciones. Es más, remarcó que «polo que a Galicia se refire, a oferta pública de emprego está garantida» y en el momento en el que haya «a mínima cobertura legal» que dé seguridad jurídica, se convocarán. ¿Un real decreto? «Necesita rango de lei, non vale un real decreto, dixémolo dende o principio», dijo Feijoo, que recordó que la ley que lo permite es la de Presupuestos.

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
2 votos
Comentarios

Las universidades, también a la espera para poder convocar al menos un centenar de plazas de profesor