Batalla judicial por la «Lela» de Castelao

La Audiencia de Santiago obliga a reabrir la investigación sobre quién es el autor de la música que adaptó los famosos versos incluidos en «Os vellos non deben namorarse»

LELAH

santiago / la voz

Lela es nombre de mujer. Concretamente, de la joven por la que perdió la cabeza el boticario Saturio de la obra de teatro Os vellos non deben namorarse escrita por Castelao. En la página 6 de esa pieza concebida durante su exilio argentino y estrenada por primera vez en Galicia el 25 de julio de 1961 en la plaza de A Quintana de Santiago, el maduro enamoradizo canta a coro con sus compinches una canción que se convirtió en hit en la voz de Dulce Pontes y la gaita de Carlos Núñez. La letra dice: «Están as nubes chorando/por un amor que morreu/están as rúas molladas/de tanto como choveu./Lela, Lela,/Leliña por quen eu morro/quero mirarme nas meniñas dos teus ollos./Non me deixes/e ten compasión de min./Sen ti non podo,/sen ti non podo vivir./Dáme alento cas túas palabras,/dáme celme do teu corazón,/dáme lume cas túas miradas,/dáme vida co teu doce amor./Lela, Lela,/Leliña por quen eu morro/quero mirarme nas meniñas dos teus ollos./Non me deixes/e ten compasión de min./Sen ti non podo,/sen ti non podo vivir».

Los que quizás son los versos más afamados de Castelao fueron musicados por Rosendo Mato Hermida (Vilalba, 1914-Santiago, 1994) precisamente para el estreno gallego de 1961. Así está registrado en la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) y antes, en 1977, en el Registro General de la Propiedad Intelectual. Sin embargo, en torno a la autoría de la música que ha hecho universal a la Lela de Castelao se libra ahora mismo una batalla judicial que tuvo su primer acto en diciembre del 2006. La cantante viguesa Eva Carreras participaba en Operación Triunfo y estaba muy cuestionada en el programa. En un momento dado, el presentador dio paso a un mensaje que había quedado grabado en el contestador automático de la cadena y que decía: «Eva, es para darte ánimos y que trabajes, haz caso de las indicaciones que te hace el jurado. Soy Miguel, de Santiago, el compositor de la canción Lela. Ánimo».

Los ojos de Eva Carreras se abrieron como platos y de su boca solo salió un «hala» de sorpresa porque ella ya había cantado Lela antes en público. «¿Es una canción muy conocida en tu tierra?», le preguntaron, y ella se lanzó a capela. Su voz y el poderío de estos versos creó un momento mágico para muchos pero heló el corazón de la hija de Rosendo Mato Hermida. La indignación de María Dolores Mato Gómez llegó al grado máximo cuando pocos días después, el 12 de enero del 2007, el programa Luar de la TVG presentaba como primicia al autor de aquel mensaje telefónico como el teóricamente desconocido compositor de la música de Lela. José Miguel Santiago Sánchez se ratificó en directo en que aquella maravillosa música era obra suya y los herederos de Mato Hermida decidieron protestar ante la Televisión de Galicia, que rectificó en la siguiente edición de Luar, el 23 de febrero.

Para zanjar el asunto, María Dolores Mato presentó una querella en los juzgados de Santiago que cayó sobre la mesa de Ana López-Suevos, una magistrada con reconocida sensibilidad por la cultura gallega que es de las pocas que emite todas sus resoluciones judiciales en la lengua de Rosalía. Sin embargo, el pasado 22 de agosto, la jueza optó por archivar la denuncia y contó con el apoyo de la Fiscalía compostelana, que se opuso al recurso de apelación que presentó la hija del que en los años 70 registró la música de Lela a su nombre.

A la sección sexta de la Audiencia Provincial, la que tiene su sede en Santiago, la resolución de la jueza López-Suevos le ha parecido «precipitada» y en un reciente auto cuyo ponente fue el magistrado Alejandro Morán Llordén le replican que «no se corresponde al momento procesal presente, toda vez existen indicios que justifican el inicio de una investigación oficial sobre los hechos».

La decisión del tribunal provincial, en la que también participó el propio presidente de la sección, Ángel Patín, es inapelable. No cabe recurso contra ella. Así, el juzgado de Santiago que dirige Ana López-Suevos tendrá que abrir una investigación que deberá determinar para siempre quién es el verdadero autor de los sentidos acordes que hicieron aún más perfectos los versos de Castelao en los que queda perfectamente resumida toda la trama de Os vellos non deben namorarse. Todo lo que toca y tiene que ver con Castelao es parte de la esencia de Galicia, por lo que las pesquisas que ha impulsado la Audiencia compostelana no son un caso más. Son parte de la historia cultural gallega.

La sala estima que puede haber un delito de plagio y no solo un caso civil

En el auto por el que la Audiencia Provincial obliga a reabrir la investigación sobre la autoría de la música de Lela, la sala admite que la querella interpuesta por la hija de Rosendo Mato no es «precisa», pero advierte que, dado que la composición aparece inscrita a nombre de su padre en el Registro de la Propiedad Intelectual «debe aclararse cuál es el título que ostenta José Miguel Santiago Sánchez para atribuirse la condición de autor de la canción y para comunicarlo públicamente». Si la denunciante tuviese razón y el denunciado careciese de ningún título válido, la sección compostelana del tribunal entiende que podría existir un delito de plagio. «Se trataría así de algo más que una simple controversia civil sobre derechos de propiedad intelectual», concluye el magistrado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos
Comentarios

Batalla judicial por la «Lela» de Castelao