Un joven que tiene un hijo con una mujer de Vimianzo

Patricia Blanco
Patricia Blanco CARBALLO / LA VOZ

GALICIA

José Manuel Casal

Redjimi, también argelino, vivía en Tufións, Cereixo

29 nov 2016 . Actualizado a las 07:27 h.

Hace tres años que el argelino Abdelkader Redjimi se empadronó en la pequeña localidad de Tufións (202 habitantes), en la parroquia vimiancesa de Cereixo. Ayer, el número 85 de este tranquilo lugar fue tomado por las fuerzas de seguridad desde primera hora de la mañana, para sorpresa de los vecinos y también de muchos conductores, debido al amplio dispositivo desplegado ante la vivienda unifamiliar situada justo al lado de la carretera. La noticia de la detención de Redjimi -Kader, como lo conocían en el entorno- por su presunta vinculación a una red de captación de yihadistas y adoctrinamiento enseguida se expandió en la zona. El joven, de 33 años, había unido su vida tiempo atrás a la de una vimiancesa, con la que residía en Tufións.

En el mismo hogar viven dos chicas de unos 15 y 17 años, hijas de una relación anterior de la mujer, y un pequeño de 13 meses que Abdelkader y su pareja tuvieron en común, así como la madre de la joven y una tía abuela de esta última (tía de la madre), ya de avanzada edad. Según pudo saberse, se estaba tramitando además el permiso de residencia y empadronamiento, en esta misma vivienda, para un hermano de Abdelkader. Así lo explicó el regidor vimiancés, Manuel Antelo, que ayer se desplazó a Tufións durante el operativo y que posteriormente accedió a la vivienda para poner a disposición de la familia, en la medida de lo posible, la ayuda de los servicios sociales municipales. Lo hizo una vez que las fuerzas de seguridad abandonaron la zona, después de la salida del joven argelino pasadas las doce de la mañana. Tras un breve paso por el cuartel de Vimianzo, Redjimi fue trasladado directamente a Madrid, según pudo conocerse.

En las pesquisas de las fuerzas de seguridad se requirió servicio de traducción. Por otra parte, y en principio, en la vivienda no se hallaron ni explosivos ni tampoco armas. Así se lo comunicó el coronel de la Guardia Civil al alcalde. Últimamente, el joven Abdelkader había trabajado en una explotación ganadera muxiana y, más recientemente aún, en una empresa maderera radicada en Fisterra.