Las guerras tuiteras del 25S


Cuando explotó la burbuja y nos precipitamos en el vacío de la crisis, los gallegos nos caímos un poco más despacio. Entonces Touriño usó un eslogan para definir aquel fenómeno, el «plus de resistencia». Lo dotó de una aureola casi mítica. Pero era un espejismo. Y lo mató la realidad.

Aquel plus era, simplemente, una manifestación de que en Galicia nos tomamos con calma muchas cosas. Y en ese saco caben tanto la economía como el uso de las redes como arma política, consolidado en EE. UU. desde hace años.

En las elecciones del 2012 Feijoo tuvo que dar un golpe en la mesa y ordenar a los suyos que empezaran a competir en Internet, entonces influyente, hoy tal vez determinante. Mucho ha cambiado desde entonces. Twitter alberga estos días un sinfín de escaramuzas entre los partidarios de los que aspiran a la Xunta el 25S.

Podemos siempre ha funcionado de maravilla en estas arenas, pero su poco cohesionada delegación gallega no está a la altura de sus compas de Madrid. Las mareas son tan activas como plurales y, en cierto sentido y por momentos, caóticas. El PSOE y el BNG reflejan en las redes su profunda melancolía. Y es el PP el que más ha cambiado. Tienen solistas y coro. Y hasta Feijoo ha resucitado su abandonada cuenta y le ha dado un buen impulso. ¿Darán votos estas batallas tuiteras? ¿Terminarán siendo la actividad y las querellas en las redes, como los mítines, solo para partidarios y convencidos?

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos

Las guerras tuiteras del 25S