«Hay buenos servicios, pero también listas de espera»

Las calles de Bertamiráns y Milladoiro están llenas de familias que encontraron vivienda a precio asequible


Santiago / La Voz

Ames es la guardería de Santiago y el refugio de muchos jóvenes que deciden compartir un proyecto de vida y optan por una vivienda asequible y compatible con su incertidumbre laboral. Y con tantos condicionantes, Bertamiráns y Milladoiro, los núcleos urbanos de ese municipio, son la opción más recurrente en el área de Compostela.

En Ames hay más de veinte parques de juegos y pronto tendrá un área de juegos diseñada para niños con problemas de movilidad y diversidad funcional. También hay tres escuelas infantiles públicas, una cuarta a medio camino y otras tantas privadas. Y aún así, para atender la demanda que generan más de trescientos nacimientos anuales faltan plazas.

El perfil de municipio joven cuya media de edad se queda en la treintena es el mejor caldo de cultivo para presumir de natalidad. Una simple visita al espacio de ocio de Milladoiro que comparten la Casa da Cultura y el pabellón de deportes, evidencia que el baby bum no decae. A las puertas del edificio cultural, un grupo de mujeres con bebés recién nacidos intercambia consejos. Varias son de Ames, pero también de municipios vecinos que acuden a una charla de un colectivo que hace bandera de la lactancia materna. A escasos metros, cerca del futuro parque infantil adaptado, un jugador del Obradoiro es la estrella del pabellón de deportes, en donde cientos de niños acuden cada semana a múltiples actividades. Ayer era el día del predeporte, un compendio de buenos hábitos físicos para inculcar a los pequeños las ventajas de mover el esqueleto.

Como hay cosas que no cambian, la mayoría de los adultos que acompañan a tanta criatura son sus madres. Y una de ellas tiene experiencia por partida doble. Se llama Mónica Martínez, trabaja en la escuela infantil de Milladoiro y vive en la localidad con sus dos hijos. Y reconoce que «como hai tanto neno, tamén hai lista de agarda para todo». Esta joven comparte espera con Manola Hombre, amiense desde hace una década y especialmente crítica con sus equipamientos educativos.

Para muchos vecinos de Santiago trasladarse a Milladoiro es una apuesta de lo más natural. Rosa Rodríguez es uno de estos casos. «Non hai queixa, pero cómpre un parque infantil pechado, porque a única opción que temos é ir aos centros comerciais de Santiago a dar voltas», reconoce. El mismo perfil se repite en Bertamiráns, un núcleo más alejado de Santiago pero con servicios parejos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

«Hay buenos servicios, pero también listas de espera»