¿Conocemos qué es lo que comemos?


Comer de todo. Ese es el secreto de una buena dieta. La receta es fácil: Verdura y fruta, hidratos de carbono contenidos en los derivados de la harina, proteína y, en menor cantidad, grasa. Esa es la base de la dieta mediterránea, cuyas lindezas son ensalzadas por todos los endocrinos por su elevado contenido en verduras, combinado con el uso del aceite de oliva. En los fogones de las casas de Galicia la alquimia que subyace bajo el arte de cocinar combina aún un amplio abanico de ingredientes que hacen que nuestra dieta sea completa y saludable. Sobre todo después de que en los lineales de los supermercados pueden encontrarse cada vez más tipos de verduras. Lo que ocurre es que los cambios de hábitos nos están abocando a comer cada vez peor. La tendencia a introducir cada vez más alimentos precocinados o el hecho de que cada vez sea más habitual comer fuera de casa están empobreciendo nuestra dieta.

Porque comer fuera implica, en buena parte de los casos, tomar un mayor porcentaje de grasa o aceite reutilizado. Han de saber que un buen aceite de oliva usado varias veces carece de las bondades cardiovasculares que tiene uno usado por primera vez. Por eso, merece la pena hacer un hueco en nuestra agenda para volver a poner las manos en la masa. Andar entre pucheros tiene muchas ventajas. Sobre todo porque sabemos lo que comemos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

¿Conocemos qué es lo que comemos?