«Aquí Nicolás siempre ha sido Fran»

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo BAreño MADRID / LA VOZ

GALICIA

BENITO ORDOÑEZ

Los vecinos de la casa de Madrid en la que reside con su abuela y los del barrio en el que viven sus padres no se creen que pudiera darse el gran lujo sin la ayuda de nadie

25 oct 2014 . Actualizado a las 09:04 h.

«Ni se llama Nicolás, ni se apellida Gómez-Iglesias». La primera información que nos proporciona Isabel, una mujer que vive en el mismo edificio de la madrileña calle Maudes en el que reside el ya famoso joven detenido por estafa y usurpación de funciones, deja claro que en este caso nada es lo que parece. «Aquí nadie le llamó jamás Nicolás, siempre ha sido Fran», asegura esta mujer, que lo define como un chico «encantador» que nunca ha dado ningún problema en el vecindario. Nicolás es su segundo nombre y su apellido no es el compuesto Gómez-Iglesias que facilitaba en ocasiones a las víctimas de sus estafas, probablemente para darse mayor importancia. Simplemente, su padre se apellida Gómez y su madre, Iglesias.

Francisco Nicolás, hijo único, vive desde hace cinco años en esta casa con su abuela paterna, viuda de un militar. El porqué dejó la vivienda familiar de la calle Fernández Oviedo en la que residía con sus padres es una incógnita. En el portal del edificio, parte de una urbanización construida como hogar de militares, aseguran que no solo no se lleva mal con sus padres, sino que estos acuden muy a menudo a visitarle a él y a su abuela. «Una familia buenísima que cuida mucho esta mujer», dice una vecina, que asegura que el chico es «muy cariñoso». Ni ella ni Isabel se creen que hiciera solo «todas esas cosas que dicen que hizo».

Buena relación con sus padres

Lo cierto es que el vivir solo con su abuela, una mujer mayor que, según sus vecinos, no sale nunca de casa, le facilitó llevar una doble vida de joven formal por la mañana y acaudalado hombre de negocios, espía o asesor de la vicepresidenta del Gobierno, según la fantasía que tocara cada día, por la tarde. Algo que difícilmente habría podido hacer viviendo con sus padres sin tener que dar demasiadas explicaciones.