La política era otra cosa

;
El PSOE charla y trata de afear la intervención del BNG en Vigo Los concejales no dudaron en charlar, murmurar y protestar durante el discurso de la concejala Iolanda Veloso, en una demostración de falta de respeto político a sus antiguos socios de gobierno

El vídeo no tiene desperdicio. Se puede ver en lavozdegalicia.es. Dura poco más de un minuto y fue grabado ayer mismo, durante el pleno municipal de Vigo. Se trata de una escena que produce vergüenza ajena: los concejales del PSOE se dedican a boicotear muy conscientemente la intervención de la portavoz del Bloque. Hablan entre ellos en voz alta, se ríen y burlan de quien está haciendo uso de la palabra como representante del pueblo.

Si algo queda patente en la grabación es cómo los socialistas hacen gala, a partes iguales, de soberbia y mala educación. Ya se habían asegurado el apoyo del PP para aprobar los presupuestos y queda claro que les resbalan las críticas del único grupo de la oposición que no está de acuerdo con las cuentas.

El equipo de Abel Caballero no responde a un solo patrón. En él hay de todo, desde una alpinista que se especializó en medio ambiente cuando le empezaba a faltar oxígeno a un empresario del hormigón que se ha beneficiado durante años de los contratos del Plan E. Pero también hay personas a las que se les presuponía un amplio bagaje público, como dos exlíderes sindicales y una representante de la mesa del Congreso. Por haber, entre los que se mofaban ayer de la representante de 16.354 vigueses había también profesores universitarios. Deberían saber que el vídeo es digno de enseñarse en las aulas. Ellos mismos pueden clicar en lavozdegalicia.es y, como en un espejo, ver reflejado su lamentable comportamiento. Aunque les duela. Son un ejemplo de la política de baja estofa que se practica hoy en día.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos

La política era otra cosa