«El mar de fondo tiene el riesgo de que no percibes el peligro y te sorprende»


redacción / la voz

En Valdoviño dicen no recordar olas de un tamaño similar a la que el lunes se tragó a tres personas en un acantilado. ¿Fue realmente algo excepciona? Lino Naranjo, meteorólogo de MeteoGalicia, lo explica.

-¿Son habituales olas tan altas en Galicia?

-En invierno es bastante habitual que se produzcan oleajes de mar de fondo, bastante intensos, sobre todo en la costa gallega. Cuando se mueven borrascas por el norte, estas borrascas generan vientos fuertes, huracanados, que crean trenes de olas muy altas. Estas tienen suficiente energía para desplazarse a grandes distancias, incluso llegan a las costas de lugares bastante alejados del centro de la borrasca. Se llaman olas de mar de fondo. Es lo que ha sucedido estos días.

-Lo ocurrido el día de Reyes no es, por tanto, algo excepcional.

-Las olas de mar de fondo no son un evento excepcional en Galicia, sobre todo en invierno. Pero lo que no es muy frecuente, aunque tampoco quiero llamarle excepcional porque se puede producir una o dos veces al año, es la altura de las olas, que llegaron a tener diez metros. Lamentablemente el mar de fondo tiene el riesgo de que en tierra no percibes que el tiempo está tan malo y te acercas a la costa y te encuentras unas olas que si no tienes cuidado te van a sorprender.

-Los marineros hablan de mar de fondo y mar de viento. ¿En términos meteorológicos también se diferencian?

-Sí, muchas veces los términos de meteorología son importados del lenguaje marinero. El mar de fondo se genera a distancia, mientras que el mar de viento es el oleaje que provoca el viento in situ. Hay una diferencia sutil, y es que el mar de fondo suele estar asociado a períodos un poco más largos, son olas más pausadas, más largas, mientras que el mar de viento es un poco más arremolinado.

-¿Las olas de mar de viento alcanzan el mismo tamaño que las de mar de fondo?

-Es poco frecuente. El mar de viento, al menos aquí en Galicia, es raro que genere olas de diez metros, tendrían que ser vientos realmente huracanados. Lo que sucede es que el mar de fondo se origina en lugares donde el viento sí es fuerte y se desplaza después hacia acá.

-Y las mareas, ¿influyen?

-En la generación de la onda no tienen que ver, pero sí tienen que ver en los efectos. Si una ola de diez metros impacta en la pleamar y tiene tres metros la marea, pues hay que sumarle diez metros a los tres que ya tiene.

-Dicen los percebeiros que nunca vieron algo semejante. ¿Es así o es una percepción?

-No tengo una respuesta clara. Las olas de diez metros no son muy frecuentes, pero es difícil de responder, porque también influye la percepción de las personas. El impacto de las olas sobre la costa también está condicionado por cuestiones ajenas a la meteorología. Puede ser que en otros momentos haya habido olas de diez metros pero que ahora esa costa haya sido modificada por construcciones o por otros fenómenos naturales.

-¿Las olas pueden realmente sorprender tanto?

-Se había alertado con mucha antelación de las condiciones de las olas. Creo recordar que ya el sábado se había dado la alerta roja. A veces nos confiamos y puede traer consecuencias.

-¿Qué predicciones hay para los próximos días?

-En términos generales tiende a mejorar la situación, pero todavía tenemos mar de fondo en nivel naranja. Mañana (por hoy) bajará a nivel amarillo, con olas que sobre cuatro metros, y lo que sí habrá es viento.

lino naranjo meteorólogo de meteogalicia

Votación
13 votos

«El mar de fondo tiene el riesgo de que no percibes el peligro y te sorprende»