Besteiro gusta en el PSOE (y en el PP)

No son pocos los que aprecian en él a un líder más sólido, sensato y prometedor de lo que fueron Pachi Vázquez o el propio Touriño


Madrid / La voz

Algo está cambiando en el PSOE, pero no todos tienen claro el qué. El incipiente proceso de elecciones primarias augura una sacudida interna del partido, aunque casi nadie sepa dónde se va a parar la peonza cuando el panorama quede despejado. De ahí que aquellos que se postulan más o menos claramente para intentar ser cabeza de cartel se mantuvieran en un prudente silencio estratégico durante la pasada conferencia política. Y que no se vieran adhesiones inquebrantables a ningún precandidato por parte de los diferentes líderes regionales. El PSOE se halla inmerso en una sorda batalla táctica en la que nadie quiere dar un paso en falso. Se trata, por el momento, de dejarse ver y dejarse querer.

Entre esos líderes regionales que se dejaron ver y querer en la conferencia política se encontraba el recién elegido secretario general del PSdeG, José Ramón Gómez Besteiro. Se trataba de su primera cita grande en el partido. Y el resultado fue más que bueno, según las fuentes consultadas por La Voz de Galicia. Besteiro gustó en el PSOE. En el fondo y en la forma. Y no son pocos los que aprecian en él a un líder más sólido, sensato y prometedor de lo que fueron Pachi Vázquez o el propio Touriño.

El líder del PSdeG ha demostrado que sabe moverse, y también que tiene bastante mejor olfato político que su antecesor. De momento, con la prudencia del que tiene todo por delante, no acaba de mojarse. Pero sus gestos delatan por dónde quiere llevar al socialismo gallego y en qué lugar quiere ubicarse dentro del considerable desorden en el que vive el PSOE de Rubalcaba. Significativo fue, por ejemplo, que durante el fin de semana en Madrid Besteiro buscara desde un principio la foto con Susana Díaz, antes incluso de que todos acabaran admitiendo que la presidenta de la Junta de Andalucía se convirtió en la estrella del cónclave.

Lejos del nacionalismo

Besteiro parece haber entendido que, si bien el PSOE sale «más rojo» de la pasada conferencia política, como dijo Elena Valenciano, el futuro del partido pasa también por alejarse mucho más claramente del nacionalismo, gracias en parte a Susana Díaz, y por más aplausos que le diera el plenario al catalán Pere Navarro. El líder gallego no se cortó al afirmar que ese, el de la defensa desde la izquierda de la unidad nacional, es el socialismo en el que él cree.

El problema para Besteiro es que, además de gustarle al PSOE, también parece gustarle al PP, que lo animará a formar un cordón sanitario frente al BNG y Anova, imposibilitando así un pacto futuro con el nacionalismo. Algo que obliga al líder del PSdeG a zafarse de ese abrazo del oso que puede acabar ahogándolo. El consenso general es que Besteiro tiene futuro, aunque para ello tenga que afianzar todavía su autoridad y liderazgo. Casos como el de la diputada Beatriz Sestayo son una buena oportunidad para ello.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
24 votos

Besteiro gusta en el PSOE (y en el PP)