Blanco pone la vista en Bruselas

El exministro de Fomento sopesa la opción de formar parte de la lista del PSOE a las europeas


Santiago / La Voz

El irónico humor de los belgas bautizó la colosal sede del Parlamento Europeo en Bruselas como el Caprice des Dieux (?Capricho de los Dioses?), y no porque algún eurodiputado encontrara allí una especie de retiro celestial -lo que de por sí justificaría el mote-, sino porque su forma ovalada recuerda a la tarrina de un queso que se elabora en la Champaña francesa. Ciertamente, la acrópolis de la política europea dispone de los recursos suficientes para agasajar a cualquier político que haya prestado un servicio capital a su partido. Lo hizo en su día con políticos gallegos de primera fila como Manuel Fraga, Fernández Albor o Camilo Nogueira, y muy pronto puede convertirse también en el nuevo destino del exministro de Fomento, José Blanco.

El político lucense, que actualmente ocupa un escaño en el Congreso, sopesa la posibilidad de forma parte de la candidatura que presentarán los socialistas a las elecciones al Parlamento Europeo que tendrán lugar dentro de siete meses, en sustitución de Antolín Sánchez Presedo, la cuota del PSdeG en Bruselas en los últimos nueve años. En el entorno más próximo del exministro apuntan que la opción de hacer la maleta e iniciar una nueva etapa política en la Eurocámara es algo que «ronda por su cabeza», si bien el propio Blanco manifestó que todavía no ha tomado una decisión en firme a este respecto.

En todo caso, si algo provocó el archivo definitivo de la causa abierta en el Tribunal Supremo en relación al caso Campeón, el pasado mes de julio, fue que Blanco volviera a nacer políticamente.

Mayor actividad

Aunque se echó a un lado en la carrera por liderar el PSdeG, bridándole de paso todo su apoyo a Besteiro, se refugió en la labor parlamentaria, incrementando de forma apreciable su actividad en el último mes, con intervenciones en relación con los incendios forestales en Galicia, la reforma de las pensiones o los Presupuestos del Estado.

El reenganche a la primera línea lo simbolizó incluso con su reciente fichaje como tertuliano de una cadena del grupo Mediaset, atril desde el que pontifica cada semana sobre los asuntos de la actualidad, y de un modo simbólico se reenganchó también con los militantes de su partido, pues en el congreso del PSdeG que entronizó a Besteiro, celebrado el pasado domingo, si algo hizo José Blanco fue recibir felicitaciones y muestras de cariño de muchos que, todo hay que decirlo, le dieron la espalda en su calvario judicial.

Alguien que, como es el caso del político de Palas de Rei, fue responsable del aparato federal del PSOE tantos años incluso podría llegar a invocar el derecho de ocupar un escaño el tiempo que deseara. Ejemplos hay, como los de Txiqui Benegas o Alfonso Guerra.

No obstante, quienes tratan a Blanco sostienen que lo más probable -salvo un repentino salto a la vida privada- es que ponga tierra de por medio y acabe ocupando un escaño en la sede que se reparte entre Estrasburgo y Bruselas. Esa baza le permitiría ser útil al PSdeG, defendiendo los intereses gallegos en Europa, y observar de cerca el devenir de un PSOE en el que también se anuncian mudanzas y de un PSdeG que echó a andar con liderazgo por hacer.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos

Blanco pone la vista en Bruselas