Las patatas calientes del presidente

Rajoy encara el curso con el lastre del caso Bárcenas, una alarmante pérdida de credibilidad e incipientes signos de recuperación económica


Madrid / La Voz

Mariano Rajoy encara el curso político con Bárcenas amenazante, la incógnita de si renovará o no sus equipos de confianza en el Gobierno y el partido, una pérdida de credibilidad sin precedentes, según las encuestas, y el reto de trasladar a los ciudadanos los aún incipientes indicios de recuperación económica.

El caso bárcenas

El principal lastre. Está siendo su principal lastre, hasta el punto de que por momentos eclipsa el asunto central de la legislatura, la crisis económica y la sangría del paro. Bárcenas amenaza con hacer nuevas revelaciones mientras el juez Ruz retoma este mes sus investigaciones. Por su parte, el PSOE no va a soltar la presa y recrudecerá su ofensiva en el nuevo curso, con la moción de censura como último recurso.

El intento de Rajoy de zanjar su responsabilidad personal en su comparecencia del 1 de agosto reconociendo solo el error de haber confiado en el extesorero ha resultado fallido. Su principal argumento, que rompió con Bárcenas definitivamente al enterarse de que tenía una fortuna en Suiza, se contradice con el SMS que le envió dos días después dándole ánimos. Además, la publicación posteriormente de la nómina del extesorero de mayo del 2012 mostró que era el hombre mejor pagado del PP a pesar de que el presidente dijo que, al llegar a la Moncloa ya no estaba en el partido. La declaración judicial de María Dolores de Cospedal en la que apuntó que fue Rajoy quien, junto a Javier Arenas, cerró el pacto con Bárcenas para pagarle más de 18.000 euros al mes vuelve a poner en aprietos al presidente, que aún no ha dado ninguna explicación. El borrado de los ordenadores de Bárcenas acrecienta aún más la presión. Frente a este acorralamiento, Rajoy dijo ayer que «nada ni nadie» lo distraerá de su objetivo, la salida de la crisis.

Renovación

Probables cambios en el Gobierno y el PP. El desgaste de algunos miembros del Gobierno es muy grande a mediados de la legislatura. Ministros como Ana Mato -tocada por el caso Gürtel-, Jose Ignacio Wert -el peor valorado y rechazado por gran parte de la comunidad educativa-, Cristóbal Montoro -cuestionado por las subidas de impuestos y con frecuentes encontronazos con Luis de Guindos- o Alberto Ruiz-Gallardón -enfrentado a todos los estamentos judiciales- están muy quemados. Todo indica que Rajoy, que ayer dijo que se siente orgulloso de sus ministros, esperará a las europeas de mayo del 2014 para acometer algunos cambios. Uno de los ministros que aparece en todas las quinielas como pieza a mover es Miguel Arias Cañete, que podría dar el salto a una cartera económica de peso, encabezar la lista de las europeas o ser el líder del PP en Andalucía.

Donde es más probable que haya cambios a corto plazo es en el partido, muy dañado por la gestión del caso Bárcenas. La solución drástica sería que Rajoy entregara la cabeza de su secretaria general, pero es muy improbable, ya que eso supondría reconocer que ha actuado mal. Otra posibilidad es la salida de Arenas, claramente enfrentado con De Cospedal, pero Rajoy tendría problemas para desembarazarse sin más de su amigo. Podría esperar para colocarlo en Europa. Lo que sí es probable es una renovación de cargos intermedios e incluso la recuperación de la figura del coordinador, que limitaría el poder de De Cospedal.

El desafío soberanista

La cadena humana del 11-S. Otra patata caliente será el desafío independentista catalán. La Diada del año pasado marcó la deriva soberanista de Artur Mas. En la de este 11 de septiembre los independentistas lanzarán otro órdago con una cadena humana cuyo objetivo es cruzar Cataluña de norte a sur. Mas no participará, pero apoya la iniciativa. Además, Rajoy tiene pendiente responder a su carta en la que le pedía negociar para celebrar la consulta, prevista para el 2014 y para la que la Generalitat va a destinar 20 millones de euros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Las patatas calientes del presidente