Ex marido y padre de terroristas, pero «sin manos manchadas de sangre»


El nombre de Telmo Varela (Vigo, 1955) comenzó a vincularse con los Grapo a mediados y finales de los años setenta. De hecho, en septiembre de 1977 y bajo el alias de Román, fue arrestado tras haber sido herido en un tiroteo con las fuerzas de seguridad, según relatan las crónicas de la época. Por aquel entonces, se determinó que formaba parte de una célula que planeó volar media docena de estaciones de metro en Madrid.

Una década más tarde, estaba cumpliendo una condena de más de treinta años de cárcel por delitos de robo, atentado y depósito de armas de guerra. En este punto, las fuentes judiciales consultadas dejaron claro que, en principio, «no tiene las manos manchadas de sangre». Ya en prisión, y por las fechas en las que anunció su deseo de separarse de la organización terrorista, inició una huelga de hambre con el propósito de acogerse a la reinserción social y que el Gobierno lo indultase.

Este vigués, según Interior, estuvo casado con otra integrante de los Grapo, María Victoria Gómez Méndez, quien fue condenada en Francia a ocho años de cárcel tras ser detenida en París en el 2000 y a quien la policía señala como una de las personas encargadas de custodiar al empresario Publio Cordón. Ambos son padres de Ignacio Varela Gómez, quien también fue condenado por su pertenencia a la banda armada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

Ex marido y padre de terroristas, pero «sin manos manchadas de sangre»