El cierre de la autopista es la única solución en los casos de granizo sobre firme helado


La información continua sobre la temperatura del asfalto se presenta como la única solución para evitar que la autopista se congele, como quedó de manifiesto en la reunión de ayer. Hay poco que hacer cuando no se han tomado medidas preventivas para eliminar el hielo y se producen precipitaciones en forma de granizo, como sucedió el martes en la AP-9.

En ese caso, los expertos recomiendan el cierre de la autopista y el desvío del tráfico como las únicas medidas posibles, ya que la carretera se convierte en una pista de patinaje solo solucionable con el paso de las horas y el aumento de las temperaturas. Por eso es tan importante la adopción de medidas preventivas, especialmente en las zonas más sensibles por su mayor tendencia a sufrir granizadas sobre suelo helado, que en el caso de la AP-9 abarcan un amplio tramo comprendido entre Guísamo y Ordes, en los primeros 50 kilómetros de la autopista.

La información a los conductores en caso de bloqueo es también mejorable. El pasado martes, a las siete y media de la mañana, un panel advertía en A Coruña del cierre de la autopista, pero fueron muchos los conductores que accedieron y contribuyeron al caos. La conclusión es que ese aviso fue ineficaz, por lo que en casos similares se reforzará la señalización, probablemente con agentes de la Guardia Civil.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

El cierre de la autopista es la única solución en los casos de granizo sobre firme helado