Tarzán es gallego

E. VÁZQUEZ PITA EL PERFIL


algunos de sus amigos no les extrañaría que Francisco Manuel González Pérez, Kiko, aficionado a la pesca submarina en la ría de Vigo, acabase comiéndose a mordiscos cualquier tiburón que se topase en su camino en la costa africana. «Es capaz de todo», afirma un compañero de trabajo que le conoce desde la infancia, cuando, recuerda, Kiko era un «niño travieso».Su hermano Óscar admite con humor que siempre fue «un poco Tarzán, muy temerario y capaz de valerse por sí mismo». «No le tiene miedo a nada», afirma Óscar, quien destaca que ni siquiera cuando era un crío se asustaba con facilidad.De hecho, a su familia no le ha extrañado demasiado la frialdad con la que Kiko se inyectó calmantes y se hizo un torniquete en una pierna tras sobrevivir al accidente. «Estamos muy orgullosos. Después del susto nos dimos cuenta de que sólo él es capaz de actuar de esa forma», subraya Óscar.Sus amigos también muestran su asombro, pero reconocen que si alguien era capaz de salir con vida de una situación así, ése era Kiko. «Más que sangre fría, tiene un caracter gallardo», describe uno de ellos.Tres veranosKiko, que ahora tiene 25 años, entró a los 19 en la gerencia de la empresa Atlanta Fishing, de Redondela, como socio de sus dos hermanos y de su padre, que lleva desde 1980 haciendo negocios en Angola. La compañía se dedica al montaje de infraestructuras navales y pesqueras, y hace tres veranos Kiko se trasladó a Angola. Aprendió rápidamente a moverse por el desierto en la frontera con Namibia y a orientarse en la selva. Su padre le enseñó a vacunarse y a cuidarse en un territorio lleno de sorpresas. Pero fue su carácter lo que le sacó vivo del peor trago de su vida.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Tarzán es gallego