Villalonga se va con 4.500 millones de compensación

César Alierta accede a la presidencia de Telefónica con sus poderes recortados Tal y como había pactado con los accionistas mayoritarios, Juan Villalonga presentó ayer su dimisión como presidente de Telefónica y propuso para sustituirlo a César Alierta, consejero de la operadora y co-presidente de Altadis. El finiquito que percibirá Villalonga rondará los 4.500 millones de pesetas. Aunque oficialmente la renuncia responde a discrepancias con el consejo de administración sobre la estrategia de la compañía, el ya ex-presidente de Telefónica reconocía ante los sindicatos que era consecuencia de la presión del Gobierno. Alierta accede al cargo con vocación de continuar la tarea iniciada por su predecesor, pero con unos poderes ejecutivos mucho más recortados.


Villalonga llegó a la reunión del consejo de administración con la dimisión en la mano. Apenas duró una hora el encuentro en el que César Alierta tomó el relevo. Su nombre había sido acordado el día antes por los accionistas de referencia, BBVA y La Caixa. A cambio, entre el salario y opciones sobre acciones, el ex-presidente de la operadora se llevará unos 4.500 millones.Alierta tomó posesión pero no dio pistas sobre quiénes le acompañarán al frente de la multinacional. No se descarta que haya un consejero delegado para cada rama del negocio.Imagen de transiciónEl consejo de administración trató de dar una imagen de transición no traumática y el intercambio de piropos fue constante. Según la nota oficial, «el consejo de administración de Telefónica y Juan Villalonga anunciaron que, de acuerdo con su compromiso de actuar a favor de la compañía y de sus accionistas, es el momento apropiado para un relevo en la presidencia. A propuesta de Juan Villalonga, el consejo ha nombrado a César Alierta como su presidente».Frente a la versión oficial, el propio Villalonga aseguró a los representantes sindicales que dejaba la empresa ante la presión del Gobierno y para evitar que ese proceso provocara daños a la operadora, pendiente en estos momentos de llevar a cabo sendas alianzas y salidas a Bolsa de sus filiales.Tras la marcha de Alierta de Altadis, la tabaquera anunció ayer que convocará un consejo de administración extraordinario para designar al nuevo presidente. Según fuentes del sector, Pablo Isla Álvarez de Tejera, secretario general técnico del Banco Popular, se perfila como el candidato idóneo para cubrir ese puesto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Villalonga se va con 4.500 millones de compensación