Camioneros de Endesa: «Si esto sigue así, caeremos todos»

Los transportistas que llevan el carbón a la térmica de As Pontes afrontan pagos de 4.500 euros al mes sin tener ingresos


Ferrol/ La Voz

«Unos aguantarán cinco meses y otros seis, pero al final caeremos todos porque así no podemos seguir». El lamento desesperado de uno de los 150 camioneros que se encarga de transportar el carbón del puerto exterior de Ferrol a la central térmica de As Pontes es compartido por sus compañeros que protagonizan desde el pasado lunes un encierro en el concello minero y en los de Ferrol y Vilalba, ahogados por el parón en la actividad en las instalaciones de Endesa. En días se cumplirán cinco meses del apagón de la planta -expulsada del mercado por la escalada de los precios para la adquisición de los derechos de emisión de CO2 y por los impuestos que gravan a este tipo de centrales- y los camioneros alertan de que la situación es crítica para muchos de ellos.

«Cuando nos comunicaron que Endesa haría la reforma de la central de As Pontes, nos fuimos adaptando a lo que nos decían, con camiones con las bañeras automatizadas, con unos kilos y caballaje específicos. Muchos compraron vehículos nuevos. Ahora, el resultado es que hay camiones sin estrenar y algunos compañeros tienen que ir a por bañeras que encargaron hace meses y que no van a recoger, por lo que perderán los 5.000 euros que dieron de fianza», explica Lolo Dopico, pontés de 41 años que trabaja en el sector desde los 21.

A principios de año, nadie veía venir la crisis que se avecinaba. Endesa acometía -y lo sigue haciendo- una inversión de 217 millones de euros para que su central fuese menos contaminante y se adaptase a la Directiva de Emisiones Industriales (DEI), establecida por la Unión Europea. Eso supondría alargar la vida útil de las instalaciones otros 25 años, pero a finales de marzo, todo cambió de repente y llegó la parálisis. «Pasamos de tener 30 coches de apoyo en una semana a estar parados», comenta otro profesional, mientras charla con sus compañeros, en el encierro del Concello ferrolano.

«No tenemos paro, no llegamos a fin de mes y nos quedamos con las deudas» Los camioneros calculan que, mensualmente, la mayoría debe hacer frente a pagos de más de 4.500 euros, que incluyen el abono de los créditos que han pedido para la compra de sus vehículos y la cuota de autónomos, además de los seguros. Aunque en el sector hay algunas empresas, la mayoría son trabajadores por cuenta propia, por lo que no tienen derecho a la prestación por desempleo. «No podemos irnos al paro, no llegamos a fin de mes y nos tenemos que quedar con todas las deudas», lamentan.

De forma indefinida

Con ese escenario tan crítico, «hay gente que empieza a estar desesperada», comenta Lolo Dopico. La posibilidad de embargo del camión, un modo de vida para algunos de los profesionales, que llevan cerca de 40 años sobre ruedas transportando carbón para Endesa, cobra más fuerza que nunca. Insisten, como los agentes políticos, económicos y sociales de la comarca, en que gran parte de la solución pasa por la toma de decisiones políticas. Por ello, ven una luz de esperanza en la reunión que mantendrán, a finales de mes, representantes del Gobierno, con Endesa y los portavoces de los sectores implicados, como el transporte.

Restaurantes, talleres, venta de combustible y seguros ya notan el parón del sector Mientras, están dispuestos a continuar con los encierros indefinidos. «Lo estamos pasando muy mal, mucha gente», subraya el camionero pontés. Algunos, como él, con dos hijos, ven un poco más aliviada su situación porque su mujer trabaja, pero no en todos los casos pueden decir lo mismo. No obstante, subrayan que son la punta del iceberg en esta crisis, en donde entienden que todos pierden, empezando por Endesa, que está realizando una inversión de resultados inciertos. «Nuestro parón ya lo están notando los restaurantes, los seguros, los del gasoil y los neumáticos. Se pierde capacidad económica», lamentan.

El Parlamento gallego aprobó una iniciativa para pedir al Gobierno que elimine el céntimo verde a las térmicas

 El Parlamento gallego aprobó ayer una proposición no de ley presentada por el PPdG en la que se insta a la Xunta a reclamar al Gobierno central que tome medidas para que la central térmica de Endesa en As Pontes pueda volver a funcionar. Entre ellas, con los votos favorables del PSdG y del BNG y los contrarios de En Marea y el Grupo Mixto, O Hórreo solicita que se retire el conocido como céntimo verde, que grava la producción de energía con carbón. También se reclama que se restituya el mecanismo de compensación de pagos por capacidad por la disponibilidad para cubrir la demanda en horas puntas del sistema eléctrico y la fijación de una retribución específica en los casos en los que se use la biomasa forestal para el funcionamiento de las centrales térmicas.

 Miguel Tellado, que defendió la proposición, fue muy crítico con la política del Gobierno central. «Pedro Sánchez non só non resolveu ningún problema, senón que introduciu dúbidas en sectores nos que había certezas». Además, reseñó que las previsiones de Endesa para su central de As Pontes para este año pasan por consumir solo 1,7 millones de toneladas.

El PP rechazó todas las enmiendas presentadas, algunas de las cuales implicaban a la Xunta en el respaldo al uso de combustibles alternativos. La diputada socialista Begoña Rodríguez reprochó a los populares no haber llevado a cabo acción alguna con el comisario de Energía, Arias Cañete, por esta crisis.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Camioneros de Endesa: «Si esto sigue así, caeremos todos»