Gloria Fuertes, librera: «El ensayo 'Enseñar a transgredir' ha sido la sorpresa del verano»

Javier Villaverde / A. A.

FUGAS

ALBERTO LÓPEZ

Gloria Fuertes, de Lectocosmos, se moja con los éxitos de la temporada, entre los que destaca «Hamnet» y «La anomalía». Y revela las preferencias de los pequeños

03 sep 2021 . Actualizado a las 11:23 h.

La narrativa es la reina de la época estival. La no ficción, con excepciones como el ensayo Enseñar a transgredir, queda desplazada estos meses por títulos más ligeros y, sobre todo, con gancho. Gloria Fuertes, de la librería Lectocosmos, hace un repaso de los grandes éxitos que han atrapado al lector durante una época con clientes estacionales, en la que arrasan el suspense y la novela negra. Además, la librera analiza la expansión que está teniendo la literatura a raíz de la pandemia: «La gente volvió enseguida y con más ganas».

—¿Qué títulos han triunfado este verano?

—Podemos destacar Los años extraordinarios, La anomalía, que empezó más despacio, pero se ve que ha cogido fuerza, Hamnet, que arrancó cuando empezó el verano y ha funcionado muy bien, La desaparición y también Volver la vista atrás. Además, hay algún bestseller, como los de Elísabet Benavent o Sira, que son más comerciales y que tenemos porque sabemos que hay gente que no lee habitualmente o que prefiere ese tipo de literatura.

—¿Alguna temática preferida para la época?

—Sube un poco el suspense y la novela negra. En verano se nota mucho que la gente quiere que los libros enganchen y que sean o de suspense o cosas ligeras y relajadas, que no les hagan pensar y les tengan entretenidos. Hay mucha gente que no lee tanto durante el año y vuelve a leer en verano, entonces le gusta ese tipo de literatura. Tenemos algunos títulos de este estilo que están funcionando bien, como Seis cuatro, de Hideo Yokoyama, y La jurado 272. También fomentamos la literatura británica, más ligera, como la de Agatha Christie; cosas que, sin ser tan policíacas, te meten en un ambiente agradable y cinematográfico.

—¿Una recomendación personal?

—Hamnet me ha gustado mucho y también Volver la vista atrás. Llevo poco todavía, pero es un libro que ha arrancado muy fuerte desde el principio y me está encantando desde la primera página. La anomalía también me ha gustado mucho.

—¿Qué les gusta a los más pequeños?

—Está gustando mucho El diario de un gato asesino. Y estamos también con Perro apestoso y Arsène Lupin, además de El misterio de la salamandra y los dos volúmenes de Amanda Black, que han gustado muchísimo.

—¿Cambian los hábitos de lectura con el buen tiempo o se mantiene la pauta?

—En verano sí que notamos que se vende sobre todo narrativa y la no ficción queda un poquito más de lado.

—Dejamos el ensayo con el sol...

—Sí, aunque ha habido uno que ha destacado, que es Enseñar a transgredir, de Capitán Swing, un libro interesante sobre la educación. Nos ha sorprendido, porque es un tema muy específico y sí que ha funcionado muy bien, a pesar de que la gente, en general, tira más a narrativa.

—¿Cómo apunta el otoño?

—Cambia bastante el público, porque en verano se va toda la gente de aquí y vienen turistas, así que es un público bastante diferente, pero yo creo que apunta bien. Ya empezamos esta semana a recibir novedades y a arrancar la temporada y yo creo que la gente está cogiendo hábito. Estamos notando también que la gente joven está leyendo. Creo que el confinamiento ha favorecido la lectura.

—¿Ha aumentado el consumo literario con la pandemia?

—Es verdad que nosotros llevamos poco tiempo abiertos, entonces todavía tenemos margen de crecimiento. No sabemos discernir si es por una cosa o por otra, pero ha habido mucha gente que se ha enganchado a la lectura otra vez a raíz de la pandemia o que ha arrancado y que se está aficionando. Hay gente que viene y que quiere empezar a leer más habitualmente o que está buscando cosas que le gusten y viene a por más. Sí que ha habido un impulso. En nuestro caso, nos vimos reforzados; a pesar del cierre, la gente volvió enseguida y con más ganas.

—Además, tenéis servicio a domicilio...

—Si nos lo piden los clientes, lo hacemos. Ahora no lo están demandando tanto, pero hubo un momento en el que el servicio a domicilio funcionó muy bien. También hemos lanzado la página web este año y estamos empezando a vender online, para arrancar un poco esa parte y que la gente lo utilice como catálogo y para reservar libros.